jueves, 15 de diciembre de 2011

POEMA SIN TÍTULO APARENTE

                                             Foto de Masao Yamamoto
 
No es menester saber de dios
para entender a dios.

Cuando la rama sigue conectada a su tronco,
o ese pájaro que la vive encima.
O cuando un niño al pájaro señala
y se acerca a la rama que lo acoge.
O esa madre que busca al niño
y sólo ve una rama sustentada
esperando el apoyo de otro pájaro.

Hay tantas formas de entender a dios.

Cuando un coche se acerca demasiado
al inocente cuerpo de esa madre
que antes buscaba al hijo por la rama
y ahora es quieto fragmento en el asfalto.

No es menester saber
que esa madre se acopla, al fin, al hijo.
Que el hijo está subido al pájaro
que un día descansó en la rama,
fragmentada del centro de una parte,
donde el tronco es origen de otro origen,
que se desgaja,
                       y vuela.

Y vuela el hijo, y vuela el tronco
que es madre de la rama, y vuela el pájaro.

Y no ese único dios, sin alas,
                                         que vive solo.

lunes, 28 de noviembre de 2011

PREGUNTAS


                                                    Foto de Pedro Meyer

A estas alturas no es cuestión
de decidir preguntas sin sentido
como la que se dice todo el mundo,
esa que empieza tan valientemente
que de dónde venimos, y a mí qué,
o a donde vamos, que es peor.
No es cuestión de saber,
ni tan siquiera preguntar
que quienes somos, para qué.

Y digo yo,
no es más decente estar, tan sólo estar,
decir lo justo y necesario,
como la sopa no me gusta,
la encuentro fría o está algo seca,
y dejar las preguntas sin motivo,
esas que cuesta verle una salida,
a esos niños molestos, tan sabiondos,
que acabarán los pobres siendo hombres,
con lo que eso conlleva, mal asunto,
en vez de piedra, que no duele, o río
que se amolda, se deja, que no mancha.

A estas alturas mi preocupación
es saber cómo y cuándo,
mirar que no se acerque más lo negro,
y estar atento a nada que ya es mucho.


jueves, 10 de noviembre de 2011

SE BUSCA

                                    Foto de Masao Yamamoto

Se busca perro que no ladre.
Se busca niño vacunado.
Se busca gente con insomnio para trabajo nocturno.
Se busca hombre manco por si fuera violento.
Se busca razón de ser. Razón, aquí.
Se busca camino de vuelta.
Se busca un recuerdo que sea bueno.
Se busca pareja, o trío.
Se busca una esquina que no esconda.
Se busca perro lazarillo ciego para evitar testigos.
Se busca moneda, para cenar.
Se busca poema no muy largo.
Se busca pared blanca para pintura verde.
Se busca terrorista. Ojo, dispara con palabras.
Se busca niño sin padres. Se ofrece dormitorio sin estrenar.
Se busca hombre que ronque para mujer sorda.
Se busca foto perdida con la cual me identifique.
Se busca personal con ganas, para levantar el mundo.
Se busca libro dedicado.
Se busca zapato, marrón. Se ofrece pie izquierdo.
Se busca dios que premie o no castigue.
Se busca casa habitada.
Se busca un ojo que no se cierre.
Se busca perro. Se ofrece dueño.
Se busca ventana para asomarse.
Se busca sueño que acabe bien.
Se busca goma que borre.
Se busca llave que abra. La mía sólo cierra.
Se busca todo.
Se busca un fondo que no acabe.
Se busca un final que no duela.
Se busca algo que se encuentre.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

"El paso del General"



EL PASO DEL GENERAL

Con su paso un-dos, ahora avanza la muerte
con su paso un-dos, con su paso un-dos,
el paso que le marcan generales solemnes.

Husmean en sus mapas con reglas y compases,
señores de la guerra,
buscadores de vidas, buscadores de sangres.

De par en par los ojos
y en los ojos la niebla,
hay un niño en silencio...

Con sus muchas medallas de lata rutilante,
con su paso un-dos, con su paso un-dos.

... en los ojos del miedo,
otro niño escuchando
el reloj de su hambre.

Imponentes, deciden "hasta aquí la nación".
Luego se condecoran con su paso un-dos,
con su paso un-dos, con su paso un-dos.

Si suena la trompeta
si el tambor os convoca,
si llama el General...

La oquedad de los pechos resuena en las arengas.
Relumbran las medallas de lata rutilante
que ganan con la muerte.

... equivocad el paso,
ese paso un-dos,
ese paso un-dos...

Y la muerte, si llega con su paso, es temprana,
con su paso un-dos, con su paso un-dos.

... equivocad el paso,
ese paso un-dos,
ese paso un-dos...



(C) Francisco Álvarez Velasco
Voces:
Francisco Álvarez Velasco
María García Esperón


Más sobre el autor: "Las ínsulas extrañas"

miércoles, 26 de octubre de 2011

Pasen y vean...

martes, 18 de octubre de 2011

PAISAJES





Fotomontaje de Juan Bautista Morán



He vivido en el filo de las cosas.
Donde la espera sólo es síntoma
de una necesidad imperdonable.
Allí la hamaca se adormece quieta
esperando una brisa con calor
o el aliento perdido sin un dueño.

Siempre encendía un fuego en un pedrusco
para dar llama y luz
a unos paisajes sin cortinas.
Acumulaba bienes en la entrada
de una cueva pintada al carboncillo.
Allí, entre sombras y cartones,
quedaban esparcidas las pestañas
por un líquido suelo sin riachuelos,
al raso, sin abrigo; y a la vista
los anillos de algunos troncos viejos.
Allí, palpando siempre,
las manos fueron recogiendo muestras,
palabras, primerizos prólogos
con un sonido tartamudo.

Allí, sin velas, con la indecisión
del vértigo, se dibujó el comienzo
de una afónica nota superpuesta,
una firma sin dueño, un garabato
en una esquina, con la mano tonta,
vocales en un verbo mal cosido,
al fin y al cabo, notas musicales
que agrandan la rendija de la cueva
sin ventanas, sin puertas y con hebras
que tejen el dibujo de un pestillo.

Vuelto el sol, queda ropa en el poema.

sábado, 15 de octubre de 2011



         "Si no formas parte de la solución, formas parte del problema"

martes, 11 de octubre de 2011

VACÍO

Hoy vengo de vaciarme,
de agarrar el papel por las esquinas,
las más lejanas al bolígrafo,
y forzar un sonido impertinente.
Vengo de apaciguar la cuerda
tanto tiempo apretada con desgana,
de destensar la coma que me impide
seguirle el ritmo a la evidencia
y de ponerle un calco a la palabra
para que marque fuerte en el papel
un verso principiante y espontáneo,
ese que siempre ansío y que no llega.

Tanto tiempo esperando nunca es bueno,
pues la ceja, al final, se queda fría
de estar atenta y preparada,
tanto que el párpado se encorva
roto su itinerario incuestionable,
ese que esconde voces indecentes,
esas que callan, que se amoldan,
que se van, que no vienen,
que están vacías como un hueco.

No puede ser lo mismo, yo me digo,
estar vacío que vaciarse, no,
no puede ser igual.

Hoy noto que la sal cae cristalina,
y ya es mucho, después de tanta lluvia.

Eso es que el cuenco está bebido.

miércoles, 5 de octubre de 2011

LA PROFECÍA

“Son las doce horas, un minuto y quince segundos”, oigo que me dice. Pero yo no le creo y vuelvo a mirar por la ventana. Aparenta que está todo normal: los niños jugando, el árbol con hojas… Igual es pronto todavía, me digo. Insisto y llamo nuevamente: “Son las doce horas, ocho minutos y treinta y un segundos”. Evidentemente hoy ha de ser el día, de eso estoy seguro. Aún así cojo el calendario y vuelvo a hacer los cálculos con esa aprensión que tienen los que temen haberse pasado de cuentas.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Por "Groelandia"

Páginas 79, 80 y 81































      Páginas 19, 20 y 21

miércoles, 14 de septiembre de 2011

LA FOTO


“La noche es una estrella en tu cucharilla”, pone en la foto que tengo en mis manos. Es de mi madre cuando era joven aunque la letra es desconocida para mí. Le pregunto de quién es esa dedicatoria, pero ella no me contesta. Ya sabía que no me diría nada pues un muerto no habla. Me marcho y me cruzo con un hombre extravagante, sombrero antiguo y cierta pinta de poeta que llama a una adolescente y le pide el favor de que pose para su colección de fotos. Noto que es un experto, pues evita perfectamente el que salgan incluso las sombras de las lápidas.

jueves, 1 de septiembre de 2011

VIAJES

                        
                    Fotomontaje de Juan Bautista Morán



Pretender recorrer las formas
que hace un cigarro mal fumado.
Querer ir al principio donde el nudo
estuvo por momentos algo flojo,
como buscando el calco en lo invisible.
Presentarse a la cita sin asiento
y sin cordón en los zapatos
donde aguardar la fecha imperdonable,
con las manos vacías en la espalda
como quien va a una misa sin domingos.

Sabido es que la inercia forma pliegues
que entorpecen la ruta prefijada,
y es conocido, así, que hay vocales
colgando ansiosas de una frase,
que esperan el temblor que la expulse
para semilla ser, que es lo correcto.
Al fin y al cabo, todo nace
de un derrame antes vivo, de una gota,
de algún intento al fin preñado.

Y eso es estar y ser, y así que dure.
Pero el viaje requiere un fin discreto
al ver crecer el horizonte,
su luz, su curva, más cercano,
del espejo la cara no visible,
la que esperando está al cruzar la línea.

Pero mientras las velas no se plieguen,
busca el aire la ruta establecida
que no es otra que el fondo de una cueva,
ya a recaudo la sal y la pestaña.

Sabido es que la luz allí,
apenas puede.

martes, 16 de agosto de 2011

FRAGMENTOS

                                         Foto de Àlex Fernández Bellido


7

Así como la vida es una unión
de  vidas ya vividas, me resisto
a escribir el vocablo muerte aquí.
La vida es un suceso repetido
donde toca esperar
a ver unas figuras a lo lejos,
incendiadas, al borde del camino,
donde unas son carbón, maderas otras.
Tocar esas figuras con los dedos
es saber que se está, que se es,
aunque al final el pelo se haga rojo
y esa vida vivida ya
pase al aire y respire el otro cuerpo.

Así como esa vida ya gastada,
en esa tenaz lucha por estar,
es cuando viene con su nombre
ese vocablo que no nombro,
con un futuro tan cercano y cierto.

sábado, 30 de julio de 2011

HAIKU


                               Regalos de Lydia
Los haiku dicen:


por un instante
el pico del gorrión
dentro del agua.
                                         chapoteando-
                                         en la boca del pez
                                         una libélula
entre los juncos-
rozándose al pasar
los pececillos



Para saber más sobre haiku: El Rincón del Kaiku, Paseos.net

jueves, 21 de julio de 2011

FRAGMENTOS

                                 Foto de Àlex Fernández Bellido

6


Dicen de mí que mi poesía es triste.
He de decir que yo no soy poeta,
así que lo que escribo nunca es mío.
Son versos recogidos de algún suelo
del cual, apenas, quedan evidencias.
Tal vez, un luminoso rastro, sólo,
que nos orienta hacia una llama
cerrada a cal y canto
en un cristal prudente y sin color.

No es triste lo que escribo es que la llama
me dicta con sus brasas, ya sin humo.

lunes, 18 de julio de 2011

                                                                            Foto de Santi García

Ver vapor no significa ver agua. Tampoco un poema está hecho de humo.


martes, 12 de julio de 2011

FRAGMENTOS

5

Tanto mirar mis manos me termina
por salir un orzuelo en la garganta.
Tantos dedos se mueven en la lengua
al no saber poner la coma
que ajuste el ritmo requerido
a esa sílaba que se atranca.

Hay veces que es mejor dejar el lápiz
que escriba libre, sin más trabas
que las de la decencia nos impone.

Yo, mientras, me vigilo las dos manos
por si algún dedo se me escapa.

martes, 5 de julio de 2011

FRAGMENTOS

4

Me vi cayendo hacia el interior
de mí mismo y llegado al punto
de girar la cabeza y entender
que ya no existe forma de retorno,
lo más coherente
es disfrutar del sueño perseguido
que es saberse una piedra en su caída
dentro de un pozo sin tapón.

Ya llegará el momento
de que al vacío se le desdibuje
esa total ausencia de asideros.

martes, 28 de junio de 2011

FRAGMENTOS

                                                 Foto de Emma Gunst

3

En el cristal mirar la gota cómo
va creciéndose mientras se desliza.

Esperar el momento de que rompa
en el borde afilado de la espera,
finalmente.

miércoles, 22 de junio de 2011

FRAGMENTOS

2

Detrás de un tronco hueco puede haber
la presencia sutil
que nos avisa de su sombra.

Detrás de mí no está
incluso
ni la huella dejada por la fuga.

viernes, 17 de junio de 2011

FRAGMENTOS

1

Cerrar los ojos y buscar
el pálpito que suena con el último
destello aparecido y dibujar
después un sueño sin gastar.

jueves, 9 de junio de 2011

                                                Foto de Àlex Fernández Bellido
 Cuánta hormiga queriendo llevarse el botín, su trozo de verso.



lunes, 6 de junio de 2011

                                         Foto de Àlex Fernández Bellido

Buscando el paso, borrada la silueta que dibujó el fino alambre.

miércoles, 1 de junio de 2011

VIDA MONACAL DE UN NOVICIO DE PROVINCIAS

Es verdad verdadera.
Conocido es que el monje viste el hábito,
aunque el hábito no hace fraile.

Él, con beata madre protectora,
ansiosa de ocultar las blancas carnes
de su crecido imberbe, suave piel,
tentador pecho oculto en casto vello,
todo virtud, engalanado todo
al fondo de la nave, todo blanco,
al lado de la pila bautismal, toda llena,
donde un reflejo, tanta luz, distrae su culto,
donde una cara de otro imberbe,
también novicio, blanco todo,
le observa con amor de principiante.
Él, digo, ve los ojos que le miran
desde el bendito charco rebotados,
ojos anunciadores de batalla,
él, cuyo amor de madre sólo sabe.

Es verdad verdadera.

Tanto duró el instante, tanto
que la tela empezó a sudar
tibias gotas y no de cera, tanto
que el rubor de su pose mofletuda
borró la sobriedad de su carácter.
Fue un instante, un momento, el roce sólo
en el cachete izquierdo que el osado feligrés,
compañero de fila y amantísimo,
hermoso, blanco todo, todo luz,
le propinó sin miramientos, todo
tan rápido que el dulce pellizquito
en indiscreta zona abrió compuertas,
desbordó inexistentes ríos, tanta reserva,
descorchó fuentes secas y la nave
apareció sin techo y todo fueron
sonidos de trompetas y violines,
y danzas, y campanas repicando
la buena nueva, y un olor
a azúcar derretido y golosina
rompió la piel monótona y llenó
de fiebre las estatuas, blancas ellas.

Es verdad verdadera
que sus ociosas bolsas resecadas,
dos iguales, parejas,
llenáronse de nata y caramelo
y abriólese un prensil anillo
en la hasta entonces dócil, muerta, estaca.
Una sortija desposada se abre
al fiel torrente que se agolpa
en la resucitada vena,
en el bendito hinchado tronco rojo
donde una gota perla, mantecosa,
una lágrima débil al comienzo,
convertida en goteo, luego en mancha, en borrón,
en viscosa presencia, en prueba
determinante, el algodón no engaña,
como un copo de nieve en el infierno,
mancilla la sutil blancura.

Es verdad verdadera
que el rosario cayole de sus manos
torpes y aún inexpertas al amor,
que al agacharse, inmaculado impúber,
se le abriera su túnica sagrada
por delicada zona y faltan ojos
tan atentos al estropicio incluso
esa madre en exceso preventiva,
incapaz de aguantar la imagen
de tan soberbia, dadivosa pose
por su neonato regalada.

Verdad verdadera es que el hábito
no hace el monje, mas más verdad
es que el amor a Dios no basta
si hay que dejar de lado los placeres
cuando el alma y la carne no son dos.
Verdad es que de madre tan estrecha
nazca dócil eunuco
con voz de terciopelo y firma rosa
de fiel maromo despachado.

lunes, 30 de mayo de 2011

RETRATO DE UN OFICIO MAL PAGADO

Pronto darán las tres
y continúo aquí escribiendo estrofas
un tanto escuálidas, sin fin, ni medios
mínimos para definir las reglas.
Odio este oficio de aflojar los ganchos
a una sílaba resentida para quitar
presión a lo evidente y odio
saber que van a dar las cuatro ahora
y sólo habré logrado acumular,
después de tantas vueltas al reloj,
algún residuo escaso aunque sincero,
tan sólo un poso y poco más
de varias líneas mal contadas,
pero seguramente es lo bastante
para acallar la noche, mientras yo,
ya a plena luz y a cara descubierta
escribo, al fin, el verso que me apaga:
"La soledad motiva cuando está".

Mover lo oscuro es tan difícil
como esperar que solo se silencie.

viernes, 27 de mayo de 2011

Hacerse grande y cada vez ser menos.



Mi apoyo al Movimiento 15-M

martes, 10 de mayo de 2011

VOCES

Fotomontaje de Juan Bautista Morán

Cuando cierro los ojos por las noches,
algunas noches veo voces.
No son fantasmas, no, son voces,
aunque se esconden en las sábanas;
por eso he de buscarlas bien, las voces,
por dentro de algún pliegue sin planchar,
por dentro de algún roce inesperado
o saliendo de un sueño las he visto, a las voces.
Son voces que no callan
aunque no se las oye y no es que estén en silencio,
no, no es que estén,
es que mucho sonido tapa.
Por eso nunca me decido a cerrar los ojos,
pues entonces empiezo a ver las voces
y no son voces figuradas, no,
voces sin cuerpo, no, son voces con un sonido,
que molesta, un sonido que no está,
que me dice que fuera está lloviendo,
que me indica
que hay barro y charcos, que me dice
que me calle y me quede quieto,
donde debió de estar mi sitio siempre,
ahí, apartado,
sin poder ver las evidencias,
saberme sordo, ciego, sucio, roto.

martes, 26 de abril de 2011

ELLOS Y YO

                                                                Foto de la red 

En mi familia nadie escribe versos,
excepto yo,
aunque sí dicen frases resonantes,
bien recitadas, por supuesto,
como: “recoge tú la mesa,
hazte la cama alguna vez
y tira la basura y ya que vas
mira el buzón, por si alguien te recuerda”.

En mi familia sólo yo colecciono versos
y voy anotando los que me motivan
por si algún día llego a ser poeta,
como el que empieza así: “¿cuándo piensas levantarte?,
que oigo cada mañana atardeciendo
y que recojo y me lo apunto,
pues éste me molesta, al fin y al cabo
¿no es eso la poesía, que provoque?
Parece que no saben que no duermo,
escucho sólo y cuando estoy en reposo
escojo un lápiz que no escriba
y elijo la pared más blanca y pinto,
a veces caras, casi siempre algún signo torpe,
incluso un verso, pero no a menudo,
que orgulloso les leo y que no entienden.
Sacian el hambre masticando
y se inspiran mirando la nevera,
pues en mi casa se recita el jueves,
hay paella y de postre un flan casero
y al final una siesta literaria
donde se ronca mucho verso libre
que es lo que ahora está de moda,
dicen, sin sinalefas, ni metáforas,
que casi nadie sabe lo que es eso.

A su manera sí que escriben, incluso sueñan,
pues ambas cosas van en relación,
aunque utilizan líneas uniformes para ello.
Yo en cambio escribo en vertical,
de arriba abajo, como si eligiera
estar bajando a no sé donde,
aún a riesgo de no encontrar peldaños,
aún sabiendo que el fondo nunca llega
por más que escriba
aún queriendo que sea así,
bajando para nada.

sábado, 23 de abril de 2011

DÍA DE LA PALABRA

                                                                  Foto de la red

Y cuando te miro
descubro un rostro conocido,
y pienso
que en el cristal
siempre está el reflejo.

Y cuando te imagino
nunca te acierto,
ese viento que nos lleva
despeina tus velos.

Y cuando te escribo no son palabras.
Míralas por dentro
donde la poesía se esconde
siempre en el reverso
y no en la imagen distorsionada
de tus ojos sobre el espejo.

Y cuando te miro
no encuentro a nadie.

El del cristal es mi destello.


martes, 19 de abril de 2011

BONOLOTO

Todos apretujados en aquel enorme congelador, bajo la atenta mirada de la experta que controla temperatura, sensores, lucecitas, alarmas y relojes. Todos literalmente tiesos, menos uno que lucha por destacar entre los demás, forzando un latido, en espera de que esa mano inocente, algo divina, decida sacarlo de su frío ostracismo.

viernes, 15 de abril de 2011


 

miércoles, 13 de abril de 2011

AUTOBIOGRÁFICO

“Un apuesto joven al que besó en los labios con dulzura”; ese era el comienzo de mi gran obra, una novela de más de 500 páginas con las que pretendía dar el salto a la fama.
Llegada a la altura de la página 31, ese joven apuesto ya se había convertido, por arte del birlibirloque o, dicho más claramente en román paladino, en un regaña niños que siempre estaba refunfuñando pues se sabía, achaques propios de la edad, imposible de terminar sus últimos días en un apacible y discreto índice final.

jueves, 7 de abril de 2011

ESTRABISMO

Ella sabrá lo que hace; al fin y al cabo es su vida. Siempre ha tenido unos gustos un tanto extravagantes pero llegar a salir con un tío calvo, con gafas, bajo y con barriga, vamos, que no le pega nada. Realmente esperaba bastante más de ella. Con lo maja que es y mírala, ahí, en el altar, a punto de hipotecar su futuro y eso que le he avisado: “piénsatelo, no tengas prisa…”, le he repetido infinidad de veces.
Yo, en cuanto me pregunte el cura, con decir el consabido “Sí quiero” ya se apañará.

martes, 29 de marzo de 2011

EL ARMARIO

A mi mujer no le gusta que le fastidie sus estrategias. Por eso, al abrir el armario y ver al abuelo, como dormido, entre mi ropa, no le dije nada. Tampoco le dije nada cuando fue la abuela la primera que apareció entre las perchas, y allí estuvo hasta que el abuelo fue a hacerle compañía. Yo, para no molestarla, me callo siempre, incluso cuando me crucé con el gato, y éste al verme dio un respingo y salió huyendo, despavorido, todo erizado, resoplando, como si se hubiera topado con una pobre alma en pena.

lunes, 21 de marzo de 2011

DÍA MUNDIAL DE LA POESÍA

 Fotomontaje de Juan Bautista Morán
Mi pequeña contribución.

SONIDO DE UNA LETRA MAL ESCRITA

Tengo en mis manos el boceto
de una arrugada letra con despiste.
Quiere ella que la cuelgue de una esquina;
la más lejana, pide, al epicentro.
No sabe, aún, la pobre que el papel
donde se aloja está con un final
ya completado y he de decidir
si dar relieve a algún acento
algo rebelde o aplanar la línea insatisfecha.


Hay un sonido que me dice
que mejor es pasar de página
y no esperar a que la letra
renueve sus fisuras.


Algún poema habrá, supongo,
más adelante, hacia el final,
que deje escrito cómo perfilar
el borde de la sombra
aún tenue.

sábado, 19 de marzo de 2011

miércoles, 16 de marzo de 2011

¿QUÉ SERÁ, SERÁ?

-Totalmente.

-¿Ah, sí?, pues yo no lo tengo tan claro. Fíjate en los gestos y en los ojos. Esos ojazos me hacen dudar. Pero si se le intuyen unas largas pestañas, mira, míralas, rizadas que las tiene.

-Y usted qué opina, Doctor.

-No sé, yo preferiría esperar; es que con tanta raya. Ya les digo que el técnico de la antena está a punto de llegar. Les aconsejo que hagamos algo de tiempo. Bien, si quieren les tomo mientras la presión. ¿Qué brazo quieren?, ¿derecho o izquierdo?

miércoles, 9 de marzo de 2011

COCINILLAS

Con este amargor tan extraño que tiene el caldo, no hay quien se lo termine, me dice.

Sé que tiene razón, pero qué esperaba después de 30 años juntos, aguantándonos. Le digo que será el sabor de una especie rara que compré en la tienda hindú. Así se tranquiliza. Se queja, pero sigue comiendo. Yo observo la cara de asco que pone y me fijo en su retadora mirada con la que me abofetea, mientras sorbe con ruido las últimas cucharadas.

Yo, como si nada, me levanto. Sé que mi bilis ya ha acumulado suficiente condimento para prepararle un jugoso postre.

jueves, 3 de marzo de 2011

PALABRA DE HONOR

¿Por qué me mira así? Sólo hice lo que me pidió. ¿Por qué no le pregunta a ella? Ande, pregúntele, aunque seguro que no le dirá nada. ¡Qué bien la conozco! Mire cómo cabecea, cómo gesticula, pero ve, no dice ni pío. Todo pose, ¡si lo sabré yo! Sólo le pido que se atenga a los hechos, nada más, y, sí, efectivamente, no niego que me comiera su lengua pero insisto que fue ella la que me lo pidió cuando me dijo:
-Soy toda tuya, venga, cómeme enterita.
-Muy bien.
Y usted bien ha de saber que un contrato, aunque sea verbal, es un contrato.

martes, 22 de febrero de 2011

EN SUSPENSO

El fotomontaje pertenece a JUAN BAUTISTA MORÁN
Su enlace: http://juanbamoran.mifotoblog.com/index.php


Visto el final de la contraportada,
donde la letra queda recogida
en el hueco sobrante de un epílogo
escrito con las prisas de la edad.
Visto, digo, que el fondo de un poema
emerge siempre, al fin y al cabo,
cuando la luz se queda clandestina.
Vistos el párpado y el ojo
con las ojeras resecadas,
entablilladas, nada más que piel,
sin gota de calostro, de colirio
que afloje la ronquera
queda, sólo, escribir las convicciones,
algunas quedan, aunque pocas ya,
abanderar el cierre a la corchea,
apaciguar las dudas imprevistas
y que el interrogante se acomode
en la curva derecha de un paréntesis
mientras un sueño roto se motiva,
nuevo, vital, que oculte
ese punto y final
expectante, en suspenso,
que fuerce la salida a la crisálida
y busque un sol caliente sin candado.

Sabido es que una manta es ya bastante.

El mármol ese que me cierre
ha de esperar a que la tierra sepa.

domingo, 20 de febrero de 2011

DÍA 7

Al ser su día de descanso no admitió preguntas.

sábado, 19 de febrero de 2011

DÍA 6

Una nube de tormenta también es cielo.

viernes, 18 de febrero de 2011

DÍA 5

Todos los colores caben en el blanco. Pero el blanco no pinta un arco iris.

jueves, 17 de febrero de 2011

DÍA 4

Ser neutro no significa ser neutral. Ser neutral no significa nada.

miércoles, 16 de febrero de 2011

TRABAJO A TURNOS

Desde que tengo turno de noche apenas coincidimos en casa. Pero me gusta el trabajo que hago y al final de la jornada siempre viene el jefe, me da un buen hueso y me rasca la barriga.

DÍA 3

La poesía se escribe en vertical y se lee hacia abajo. La vida tampoco.

martes, 15 de febrero de 2011

DÍa 2

La fe se alimenta de retórica, como los poemas. De eso se alimentan las religiones. Como los poemas.

lunes, 14 de febrero de 2011

DÍA 1

Si Dios existe, ya no es Dios.

miércoles, 9 de febrero de 2011

LA COLA

Le cobran en aquella fila de la izquierda, si no le importa. Esta fila, le aclaro, es para devoluciones. Y como ve, está vacía, cosa que demuestra que nuestros clientes están totalmente satisfechos. Si le soy sincero, llevo trabajando aquí varios milenios y nadie me ha pedido nunca el reembolso de su dinero.

Yo sólo quiero aprovechar la jornada de puertas abiertas que realizan ustedes, le contestó el inmaculado personaje, mientras se atusaba su blanca barba.

Pues nada; entonces, pase, pase, mientras yo le preparo la hoja de inscripción, que disfrute la visita, le contestó el enanito con rabo y con olor a azufre, apartando las incendiadas cortinas de la entrada.


miércoles, 2 de febrero de 2011

FOTOGRAMAS DE UN SUICIDA

ANOTACIONES AL MARGEN
“La bala, en la sien y la pistola humeando en la mano izquierda”, escribo. Voy tomando notas de cualquier detalle por obvio que parezca. Observo a mi ayudante y apunto: “de la chaqueta del sujeto saca su cartera”. Me pongo detrás de Raúl y veo cómo cuenta el dinero, y apunto: “Tres billetes. Total 35 euros”. Saca los carnets y los pasa uno a uno mientras me acerco más para poder saber a quién pertenecen. En el cuaderno escribo mi nombre y en una nota al margen dejo constancia de que aunque el de las fotos sea yo, afortunadamente estoy mucho más viejo.


FRAGMENTO DEL DECÁLOGO DEL BUEN SUICIDA
“…la bala, en la sien. Después, lo recomendable es dejar de respirar.”


VIDA PROPIA
La bala, en la sien, reposando. Como esperando a que otra mano inocente apriete el gatillo para volver a salir disparada.

viernes, 21 de enero de 2011

HILOS


El fotomontaje pertenece a JUAN BAUTISTA MORÁN
Su enlace: http://juanbamoran.mifotoblog.com/index.php


Vine a buscar la luz y me encontré
un paisaje de vientos y una vela
sin cápsula, fundida en su elemento.
Busqué en las formas derretidas
y es verdad que encontré respuestas
pero a preguntas sin un nombre, en calcos
de papel macramé, como un vulgar
boceto al carboncillo, en garabatos
descosidos por unas firmas principiantes.
Es verdad que en el poso de una cera
al final aparece el punto
que da sentido a un diccionario.

Y en ello estaba, desmoldando el borde,
queriendo confirmar el sí o, al menos,
acceder un instante al subrayado,
enlazar con paréntesis
esas respuestas tan retóricas
que vienen con su trampa,
marcadas con el asterisco de la duda.

Pero ese viento que emborrona
levanta un polvo fino que combate
el ángulo discreto de una esquina
aunque yo, de momento, me mantengo
esperando que pase la espiral
sin ser consciente que la brújula,
a la que sigo, gira en dirección equivocada
marcando el corazón de un epicentro
gastado en el elástico, en la goma
que propulsó el pasado de su inercia.

Quise encontrar el nido
donde abrevan las fuentes, donde
resguardan las llanuras tan expuestas
el devenir de la intemperie, donde
hay que buscar la llave que ha de abrir
el libro con las hojas hacia abajo,
desprendido del peso de sus letras,
ya libre de la fuerza del ojal.

Quise saber del ojo,
buscar la forma de subir el párpado
y que vayan cayendo
esos granos ya secos con olor
a sal, a puntiagudo interrogante,
a antigua escarcha, quise hacer preguntas
en el espacio libre que ha dejado
después de recogerse el eco,
la cruz de su sonido,
el destello último del trueno.