miércoles, 16 de febrero de 2011

TRABAJO A TURNOS

Desde que tengo turno de noche apenas coincidimos en casa. Pero me gusta el trabajo que hago y al final de la jornada siempre viene el jefe, me da un buen hueso y me rasca la barriga.

11 comentarios:

luis dijo...

Hay jefes que se sienten generosos y hasta pierden los papeles.
Saludo

J. G. dijo...

así somos, así

Javier Cánaves dijo...

yo prefiero que me rasquen la espalda, pero la barriga no está mal. Saludos.

José Antonio Fernández dijo...

Creo que no se ha captado la situación. Fallo mío. Daré una pista: " guau, guau"

Suntphoto dijo...

Yo lo había pillado ... defecto "semi" profesional ???

Elvira Daudet dijo...

Querido José Antonio:

¿Te has instalado definitivamente en la pereza? (También el libro es un alarde de concreción minimalista. Te pido perdón por no comentarlo en profundidad; todavía sigue por aquí mi hija, con su compañía de teatro, y no tengo tiempo para nada). Te confieso que me desternillo con tu línea provocadora, en el caso del perro tres líneas, y con los comentarios; estás fundiendo los cables a tus más fieles seguidores, eres perverso. El bueno de Gustavo incluso te toma en serio.
¡A ver cuando dejas de jugar y te pones a escribir poesía, la extraordinaria poesía que sabes hacer, de una puñetera vez! Me temo que con esta bronca me harás pagar las cañas por impertinente, pero te quiero. Como decía mi madre: "lo hago por tu bien".
Besos de desagravio
Elvira

Maite dijo...

Muy bueno, me has pillado totalmente por sorpresa, no me esperaba el final. Al principio parecía que no iba a pasar nada especial y la vuelta del final, me ha gustado. Un abrazo,.

Cita dijo...

Yo también lo cogí a la primera, pero esta muy bien que la gente le de "doble uso". Eso es porque tus frases hacen reflexionar.

Besos

Cita

Paloma Corrales dijo...

Qué lástima de servilismo.

Beso.

Pedro F. Báez dijo...

¡Guau, guau, guau, guau! No podrás 'quejarte' hoy. Te estoy dejando comentarios muy breves. ¡Jajajaja! ¿Y qué pasó con el "Día 4"?

Javier dijo...

Yo tambien lo he pillado a la primera: desde que hago el turno de noche, al jefe lo tengo a veces en casa.