martes, 10 de mayo de 2011

VOCES

Fotomontaje de Juan Bautista Morán

Cuando cierro los ojos por las noches,
algunas noches veo voces.
No son fantasmas, no, son voces,
aunque se esconden en las sábanas;
por eso he de buscarlas bien, las voces,
por dentro de algún pliegue sin planchar,
por dentro de algún roce inesperado
o saliendo de un sueño las he visto, a las voces.
Son voces que no callan
aunque no se las oye y no es que estén en silencio,
no, no es que estén,
es que mucho sonido tapa.
Por eso nunca me decido a cerrar los ojos,
pues entonces empiezo a ver las voces
y no son voces figuradas, no,
voces sin cuerpo, no, son voces con un sonido,
que molesta, un sonido que no está,
que me dice que fuera está lloviendo,
que me indica
que hay barro y charcos, que me dice
que me calle y me quede quieto,
donde debió de estar mi sitio siempre,
ahí, apartado,
sin poder ver las evidencias,
saberme sordo, ciego, sucio, roto.

18 comentarios:

José María Piñeiro dijo...

A pesar de nuestro acorazamiento, no dejamos de ser conscientes del dolor ajeno, de que algo grave pasa ahí fuera, en el selvático mundo.

claudia dijo...

Esas voces solemos ser nosotros mismos, así que házlas callar, tú tienes que saber cómo.

besos.

trapecista dijo...

hazte el sueco y métete en el barro, si no, pronto no te dejaran dormir

Niña Extrarradio dijo...

Con un poco de suerte hay noches que esas voces se transforman en música y entonces sí que disfruto.

Maite dijo...

Estas voces se me quedaron prendidas, como ecos. Utilizas muy bien figuras líricas en este texto. Me gustó mucho esa búsqueda. Abrazos.

Paloma Corrales dijo...

Duro final, y, desgraciadamente, demasiado extendido, quizá hay que empezar a escharlas, las voces, digo. Me gustó.

Abrazo.

Cita dijo...

Alguna vez me ha pasado, creer ver fantasmas en la noche. Pero efectivamente, se trataba de voces.
Besos
Cita

·Cínica· dijo...

¡Malditas voces!
Nunca nos dejan en paz…

Elvira Daudet dijo...

Querido José Antonio:

Me sumo al penetrante comentario de José María Piñeiro; ojalá fueran muchos los que, como tú, escucharan las voces que desvelan y nos recuerdan que llueve y hace frío y ellos están ahí, esperando que hagamos algo para evitar su sufrimiento. Extraordinario poema, al que sólo le sobra una coma (después de sonido), para ser perfecto.

Un gran abrazo
Elvira

José Antonio Fernández dijo...

Doña Elvira, ya me comí la coma. Es usted muy generosa diciendo que sólo le sobraba eso, en fin. Aprovecho y te digo que ya pedí tu libro y supongo que la semana que viene ya lo tendré.
Gracias a tod@s por vuestro paso.
Un abrazo.

Sur dijo...

Bueno yo que sé la poesia nace desde un por que, desde un significado que lo sabe solo el autor...los lectores le damos la explicación que nace desde nuetras dudas, alegrías...total, vivencias.
Por mi parte lo veo una texto bellisimo, claramente y que por un lado sí habla de una experiencia personal...de miedos perosnales pero por otro y sobre todo al final...una realidad colectiva...como es la ceguera producida por tantas voces que nos aturden y nos dicen quienes ser y que elegir...que es bueno y que malo

Total que me gustan mucho tus textos...me llevan a un razonamiento que por ahí no encuentro en otros escritores.

Gracias por eso

Un abrazo

María dijo...

Las voces son esos miedos que nos atormentan.
Quizás escuchándolas sea un principio.
Un abrazo

José Antonio Fernández dijo...

Bueno, veo que mister Blogger se ha entretenido hoy haciendo desaparecer algunos comentarios. Queda dicho que es contra la voluntad del administrador de este blog.
Gracias, amigas y amigos por vuestro paso.

Princesa115 dijo...

Será nuestra propia conciencia la que nos habla en silencio?
Buenísimo, me encantó

Un abrazo

TORO SALVAJE dijo...

El verso final es un puñetazo.
Me ha noqueado.

Saludos.

Bel M. dijo...

Impresionante final!
Por cierto, aquí estamos cotilleando:
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1999935070331&set=a.1999930910227.119202.1002151434&type=1&theater
Y aquí se nos ve el cogote:
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1999935430340&set=a.1999930910227.119202.1002151434&type=1&theater

Clara Schoenborn dijo...

BUeno amigo José Antonio: no sé que escribirte. Esas voces que ves, se parecen a las voces normales. Creo..¿Si?....voy a pensarlo...Un abrazo.

luis dijo...

Perdona mi despiste y mi retraso. He estado a punto de perderme la lectura de este gran poema que me ha dejado con la boca completamente amarga y además abierta desmesuradamente.
Me encanta como escribes desde siempre. Ahora llevaba un tiempo sin pasar por tu casa, y hoy que lo hago descubro que has hachado el resto, que eres capaz de comunicar aquello que uno esconde, que uno transporta en su interior de una manera aún más llegadora, con mayor pegada que diría alguien.
Sensacional amigo.
Un fuerte abrazo.