sábado, 6 de diciembre de 2014

ASÍ COMIENZA CINE MUDO

Podríamos considerar
éste
el primer fotograma.
Una película comienza
con la primera decisión del título.

Aunque a decir verdad
éste
de momento no encuentra acomodo en la pantalla.
Un título es el exponente noble
que da comienzo o fin a alguna cosa.
En él veríamos
el gesto de la mano que lo escribe
la función principal de resumir
hasta llegar al centro del origen.

Dejémoslo sin título:
titular
una historia es vaciar su contenido.
Ya habrá tiempo de que el vacío se llene solo.
Entonces sí habrá letras
suficientes
para ponerle nombre al nombre.

De momento
todo sonido viene mudo.


sábado, 22 de noviembre de 2014

ANTONIO CABRERA



LUGAR DE RUISEÑORES

Está junto a una fuente. No es secreto.        
Un barranco con zarzas, con aliagas,
con rosales silvestres, con adelfas.    
Es un espacio donde el tiempo esculpe        
un bronce vegetal exacto y limpio.   
A ese lugar retornan por abril
los ruiseñores, y abren de inmediato 
en la floresta su diálogo nocturno     
sobre intactas verdades misteriosas, 
en un idioma lleno de razones          
que son un raro compromiso y son   
al mismo tiempo hipnosis y soberbia.           

No he vuelto a ese lugar. Lo guardé un día  
en el firme paisaje de mi mente        
donde el cielo pensado está cubriendo         
la misma luz difícil, el prodigio        
de la fidelidad que lo impalpable     
a veces establece con lo grávido,      
con lo real, con lo que el aire mueve.

Allí también puedo escuchar el canto,          
la conjetura ardiente que medito.
                                         
                                      de “En la estación perpetua” Visor


UNA POÉTICA

EN las flores de jara
he visto que se esmeran,
bajo el foco
de mayo,
insectos diminutos
cuya obsesión
conmueve.

Yo me acerco a mirarlos,
con fijeza también,
y entonces
parece que libara,
de silogismos como estambres,
pequeñas conclusiones.

Esos escarabajos ínfimos
se cubren
de abstracción.

Y quedan en la luz
minucias
de mis razonamientos.

De luz y de abstracción
está rodeado
todo.
                                      
                                     de “Piedras al agua” Tusquets


lunes, 17 de noviembre de 2014

DOS POEMAS DE ADOLFO GONZÁLEZ


LUNA LLENA

Tras esta la inicial estrofa del poema,
el lector alzará la vista al cielo
y mirará a la luna unos segundos
antes de proseguir con la lectura.

Ya en la segunda estrofa,
verá la luna llena del poema.

De inmediato
alzará la vista nuevamente
con la última estrofa:
acabará leyendo
la brillante palabra
del cielo.




¡CÚANTO TIEMPO!

Fue pasar del primer verso
al segundo
y ser otro
siendo el mismo.
                         Llevo siglos
por detrás de estas palabras
con el cuco que me sale de la boca y canta
ahora.

lunes, 20 de octubre de 2014

ESTACIÓN POESÍA



Un poema que habla de pájaros en la revista Estación Poesía.

miércoles, 8 de octubre de 2014

JOSÉ LUIS PARRA


EL MISMO DIOS DE LO SERVIDO

   YA es suficiente recompensa
el poema en sí mismo.

No te envanezcan, pues, elogios,
tal vez inmerecidos,
ni te enfurezca crítica injusta o arbitraria.

Humilde y orgulloso, aplícate a tu oficio;
pon atención, entrega,
                                 y si sabes esperar
con la sabia paciencia con que esperan
los pocos elegidos,
seguro que algún día, el breve aleteo de la gracia
descienda sobre ti.

                            Verás agradecido,
de pronto aparecer entre la niebla,
Venecia fascinante, el edificio
resuelto del poema.

Poco importan, entonces, la pobreza
y el fracaso, el estigma de los vicios;
poco, la fama lisonjera.

Tu premio, el mismo dios de lo servido.
                                   de “Los dones suficientes” Pre-Textos



SENTIMIENTO OCEÁNICO
                                       A José Luis Martínez

   NUNCA estuve del mar
tan cerca
como en aquél crepúsculo desierto,
en una playa
donde sólo chillaban las gaviotas,
aquella tarde tan lejana,
era a principio de un otoño,
en que nadando
                       y sin saberlo
-el fragor de las olas, las gaviotas-
me iba adentrando
en el vientre tranquilo de mi madre.



MOMENTO ESTELAR DE UN ALCOHÓLICO
                                                    A Carles Santaemilia

SALIR como un proscrito:
cerrar, con toda suerte de cautelas
para no despertar a los que duermen,
el cerrojo; bajar
ese tramo húmedo y sombrío,
el más desamparado
de la escalera, y, tras abrir el portal, de repente,
sentir la primavera, el aura
incitante de marzo, y no muy lejos
el bar, sus luces encendidas, el barco
de socorro tocando sus sirenas,
las voces y las bromas
de los primeros albañiles, súbditos
de un rey de Babilonia,
tomando sus chupitos
y tal vez en la barra una hermosa
mujer desayunando…
                                     de “Inclinándome” Pre-Textos
                                    


jueves, 7 de agosto de 2014

POEMAS DE ANTONIO MORENO


CONTRA LAS HORAS

I

AL caminar concierto la armonía,
la proporción exacta de la esfera.
Escucho en los sembrados
el paso inadvertido de la tarde
acompasado al mío.
                            Me detengo
despacioso a mirar en torno, y pienso
en el saber fugaz y desprendido
de este momento, frente a los saberes
que otros dejaron en sus páginas.
¿Quién pretende fijar contra las horas
su certeza de nada?
¿Qué puede una quietud
frente al cambio incesante de este cielo?


II

AHORA que el tamaño del futuro
palidece, menguados los proyectos
y el falaz horizonte,
                            atalayado
en este punto de mi vida veo
con claridad certera la región
de tantos otros y sus viejas sendas.
Aquí los setos y el paisaje buscan
ser tan sólo un paisaje y unos setos:
el monte diluido tras las ramas
y la luz de la tarde sobre el muro.
En sucesión desde el pasado llegan
hasta aquí los engaños y sus ruinas,
aquellos vaticinios confundidos.
¿Qué cabría esperar para otro tiempo
sino este mismo instante?
                                     Nada busques
más allá que tu sombra sobre el muro,
sobre el muro y el seto de la tarde.
                                       
        de “Solar antiguo”, reunido en “Intervalo”, Editorial Comares



PÁRVULOS

EL patio de María Auxiliadora,
con sus arcos de medio punto y su orden
cerrado, como claustro de la infancia,
los cuentos de Offenbach, la alta palmera
en el rincón, aquellos azulejos
y la imagen risueña de la Virgen
que nos miraba con su niño en brazos.
La sombra en la capilla, los castigos
en el desván oscuro, la amenaza,
aquel miedo a escribir, aquel empeño
por no salir del trazo de palotes
y mi dibujo repetido, un faro
con su destello abriéndose en la noche,
y el alivio, por fin, de la salida,
mi madre bajo el sol, que me salvaba.

Restos sin ilación, esquirlas sueltas
de un cristal hecho añicos para siempre.
Qué claro veo ahora en mis palabras,
en todo cuanto he escrito, el mismo empeño,
aquel dibujo mío candoroso:
sentir la luz en medio de la noche.

          de “Metafísicas”, reunido en “Intervalo”, Editorial Comares



CASTAÑO

¿ES locura —o bien juicio recobrado—
detener el andar, pararse en medio
de la acera del día para hablarle
al árbol retoñado que se encuentra
delante de nosotros? Para hablarle
muy de cerca aunque mudos y por dentro,
sin musitar palabra, pero hablarle
como lo haríamos ante el amigo
bueno con quien estamos siempre a gusto.

Yo me detengo a veces de este modo.

Me pongo en un rincón, junto al lugar
que ya se había transformado en casa,
en seguro recinto de la vida,
y oigo el temblor de todas esas hojas
como un pueblo con una sola lengua;
escucho el agua de ese movimiento
que es libertad al tiempo que destino,
y en su verdor iluminado aprendo
a ser mejor y más el ser que quiero.

              de “Nombres del árbol”, Tusquets



UNA PIEDRA

COGE una piedra de un lugar querido.
Mientras caminas, llévala en la mano
como quien va cogido de otra mano,
porque es ella también la que te lleva.

Explora su relieve entre tus dedos,
cómo transmite su frescor umbrío
y su pequeña fuerza ahí, en tu palma.

No tiene más edad que tú esta piedra,
ni más ni menos ser que el tuyo ahora.
Siempre estuvo esperando a que pasaras:
para marchar contigo, y tú con ella.

                    de “El caudal”, Rialp.

sábado, 24 de mayo de 2014

ELOY SÁNCHEZ ROSILLO

APUNTE

 AHORA extiendes el brazo. Saltas. Y le arrebatas
al alegre naranjo florecido
un poco de azahar. Y luego vienes
hacia mí sonriendo y dejas en mi mano
las delicadas flores.

                           Alguna vez quisiera
decir con mis palabras la hermosura
de este momento nuestro: la gracia de tu cuerpo
en el instante de saltar, mis ojos que te miran,
el milagro pequeño del perfume.


                                 de “Páginas de un diario”, 
recopilado en “Las cosas como fueron”. Tusquets.

jueves, 8 de mayo de 2014

POEMA

                                         Foto de Martin Vlach


UN punto que se centre
en un completo círculo
que a su vez quede dentro
de algo también redondo
donde tal forma busque
ir cerrándolo todo
con esa línea curva
que nace de una mano
que en otra esfera está.

                                  de "Las mentiras de Platón". Editorial Polibea

martes, 22 de abril de 2014

POEMA

                              Lusha Nelson, Acrobats, 1934




TRAS el monte, otro monte.
Tras la nube, otra nube.
La silueta del pájaro
se repite a sí misma.
Si lloviera sería
la misma agua de siempre.
Cualquier eco que escuches
es idéntico al otro.
Igual que ondas creciendo
de algún núcleo infinito.
Cuando amanece un día
se eterniza el proceso
que acostumbra a seguir
la secuencia anterior.
Como el giro distante
de un reloj que no cesa.

Nos sentimos distintos
pero somos iguales.

lunes, 31 de marzo de 2014

UNA ENTREVISTA Y UNA CANCIÓN

Dejo aquí el enlace del blog de Toni Montesinos, "El alma en las palabras", donde aparece un servidor contestando a unas indiscretas preguntas:

http://almaenlaspalabras.blogspot.com.es/2014/03/entrevista-capotiana-jose-antonio.html




                                                 La canción es gentileza de Àlex


viernes, 21 de marzo de 2014

POEMA

Foto de Agnes Cecile

HAY cosas que parecen muy distintas
dependiendo del lado en el que estemos.

El muro que separa el cementerio
del adyacente campo sin sembrar
traza una estricta y rigurosa raya
que marca quien se queda dentro o fuera
de ese mundo contrario que no vemos.

Lo que divide no es el muro o surco,
ni ver la diferencia más allá
de la discreta línea dibujada.

Separa el hecho de elegir espacio,
pues no es posible el acto intermitente
de estar en ambos sitios a la vez.

martes, 4 de marzo de 2014

POEMA

                                           Foto de Bruce Conner


Tengo una parte
de mí que no es de mí y que soy yo.
Es como yo sin acabar de serlo,
aunque ese yo, que es otro en mí,
esté dispuesto a ser mi yo.

Cada mañana, el otro, el yo,
el que apenas conozco,
aun siendo yo y estando en mí,
elige con qué yo nos levantamos
y dejo que él, aun siendo yo,
decida el mí que hoy nos ponemos.
El que soy yo o el que está en mí.

Así vamos,
yo delante y detrás de mí,
sin distancia entre el yo y el mí,
mi mismo yo.

                                                 de "Las mentiras de Platón" 

jueves, 13 de febrero de 2014

EN TURIA

En la Revista Turia:
Una estupenda revista, que merece mucho la pena tenerla, tocarla, leerla.
He de decir que el poema publicado es, en realidad, un fragmento de un poema más largo, que pertenece a un libro de próxima publicación por Ediciones La Baragaña


RESILIENCIA

Salir
del círculo
rompiendo la continuidad
aunque parezca que la línea
rebase el centro de su forma
como la gota
que cae interrumpidamente
igual que caen las palabras
cuando son manejadas como espacio
y llenan huecos evidentes
que como cataratas van vaciándose
de arriba abajo
de lado a lado
de abajo a abajo
hasta llegar a lo hondo
del centro de la nada.
Y mientras tanto
escapar de lo dicho
pues sólo es entendible aquello
que deja marca.
Esa
es la continuidad
la marca
que hace que toda gota
tenga forma distinta
pues cada una es enlace
de la anterior
y la siguiente
con la continuidad
en medio
pero sin alterar las partes
como un ladrillo
que aguanta el peso incluso
desconociendo el lastre de la malla
que embrida el uno con el otro
y así haciendo sucesión
donde todo es la suma de uno y uno.

Eso es un muro.

Aunque también continuidad
o marca que hace que la red
vaya encerrando / se
tanto que finalmente
quede algo que podríamos llamar
nada
nuevamente.

lunes, 3 de febrero de 2014

EN ALGÚN LUGAR DEL MUNDO

                                      Ilustración de Erika Kuhn


Buscar el pájaro perdido
del resto de la formación.

Ver su vuelo concéntrico
alrededor del círculo cromático.

No descuidar su modo original
de suave aterrizaje.

Analizar su posición inerte
en el tendido eléctrico.

Saber que el águila desciende
certero, rápido.

Mirar atento,
anticipándose al crujido enfático.

Sólo las plumas han quedado estáticas.

El ciclo de la vida,
bello, dramático.

miércoles, 29 de enero de 2014

POEMA

                                    Foto de Jane Hambleton


Hay un mundo que gira con nosotros,
pero también hay otro que no gira.
Hay un mundo que vemos a diario,
pero también hay otro que no vemos.
Hay hombres que no están en ningún mundo:
ni en el que gira, ni en el otro.
Así, parece que hay otro mundo,
un mundo aparte,
donde viven las partes invisibles.
Ese mundo,
el que está sin estarlo,
podríamos llamarlo mundo extraño.
Un mundo no presente,
sin olor, sin aspecto definido.
Un mundo, que al pasar la mano
por él, se vieran ramas y no dedos.
Un mundo donde su perímetro
encerrase estructuras volátiles
de blandos esqueletos, donde
no hiciera falta entendimientos
entre quien dice y quien escucha.

Hay un mundo detrás del nuestro.
Tan nuestro que ni vemos.

viernes, 10 de enero de 2014

POEMA

                                      Foto de Jane Hambleton


No hace mar una gota.
No hace bandada un solo pájaro,
como tampoco un árbol
aguantaría el peso de su bosque.
Mirar el cielo es ver esquivos puntos
acostumbrados a su búsqueda.
Un sol no llena un cielo
pues hay lunas que encienden más la noche.
Un verso no hace un libro:
todo verso requiere asiduidad.
Un hombre no hace un dios
igual que un dios no pudo hacer un hombre.
Será cuestión de semejanzas.
No es bastante una letra
para llenar una palabra.
En cambio hay letras
que buscan en sentido inverso,
la parte no leída de la frase.
Un punto
no basta para terminar un libro,
tampoco para su continuación.
No es suficiente la escritura
por el simple hecho de escribirla.
Falta un lector que esté
en la adecuada posición del nombre.