lunes, 17 de noviembre de 2014

DOS POEMAS DE ADOLFO GONZÁLEZ


LUNA LLENA

Tras esta la inicial estrofa del poema,
el lector alzará la vista al cielo
y mirará a la luna unos segundos
antes de proseguir con la lectura.

Ya en la segunda estrofa,
verá la luna llena del poema.

De inmediato
alzará la vista nuevamente
con la última estrofa:
acabará leyendo
la brillante palabra
del cielo.




¡CÚANTO TIEMPO!

Fue pasar del primer verso
al segundo
y ser otro
siendo el mismo.
                         Llevo siglos
por detrás de estas palabras
con el cuco que me sale de la boca y canta
ahora.

4 comentarios:

Sandra Suárez dijo...

No sé por qué, no me gustan los poemas que tratan sobre poemas. Pero claro, cada cual tiene sus propios gustos...

José Antonio Fernández dijo...

A mí sí me gustan Sandra...

Adolfo González dijo...

A mí, si el poema trata sobre sí mismo, suele gustarme que trate a la vez de otra cosa. Y me parece que aquí pasa esto, pero puedo estar equivocado.
Gracias por ponerlos.
adolfo

José Antonio Fernández dijo...

Gracias a ti por escribirlos.