sábado, 6 de diciembre de 2014

ASÍ COMIENZA CINE MUDO

Podríamos considerar
éste
el primer fotograma.
Una película comienza
con la primera decisión del título.

Aunque a decir verdad
éste
de momento no encuentra acomodo en la pantalla.
Un título es el exponente noble
que da comienzo o fin a alguna cosa.
En él veríamos
el gesto de la mano que lo escribe
la función principal de resumir
hasta llegar al centro del origen.

Dejémoslo sin título:
titular
una historia es vaciar su contenido.
Ya habrá tiempo de que el vacío se llene solo.
Entonces sí habrá letras
suficientes
para ponerle nombre al nombre.

De momento
todo sonido viene mudo.


4 comentarios:

SUSANA BENET dijo...

Igual que el cine mudo, tu libro también hipnotiza. Felicidades.

José Antonio Fernández dijo...

Muchas gracias Susana.

Un abrazo!

JOSÉ LUIS MORANTE dijo...

Querido amigo, ya tengo entre las manos CINE MUDO. Muchísimas gracias por tu generosidad y espero que sus poemas me acompañen, con palabras diáfanas, en una próxima lectura. Un fuerte abrazo y enhorabuena por el nuevo libro.

José Antonio Fernández dijo...

Muchas gracias, José Luis, por acoger el libro. La poesía ayuda a estrechar puentes de papel entre las personas.

Un fuerte abrazo!