viernes, 18 de octubre de 2013

TRES POEMAS DE SUSANA BENET


COMO EL VUELO

¿Por qué tira de mí
como el vuelo de un ala la palabra?

¿Adónde me conduce si no sé
siquiera la intención,
ni presiento el destino que persigue?

Sólo sé que en la leve
presencia de este instante
tiembla bajo la piel, revolotea,
como un soplo apresado,
un impulso que pugna por brotar
y transformarse en canto.



AUSENCIA
                         A mi padre, in memoriam
Quise encontrar tu rostro apaciguado
sobre las tiernas hojas que reposan
con luz sonora entre las ramas,
pero tu rostro es barro, no ilumina,
sino que se hunde
en los profundos pliegues de la tierra,
sin dar más fruto que el silencio.



RENDIJAS

Después de un largo sueño
puedo ver, a través de la persiana,
esa ropa tendida en los balcones,
bajo el radiante sol del mediodía.
No se distingue un alma
ni se oyen voces,
sólo el canto de un pájaro enjaulado
que me anuncia con ímpetu la vida
en esta extraña calma solitaria.
La gente debe andar
en sus quehaceres,
mientras yo me demoro unos instantes
más en el tedio de otro día idéntico,
sin deseos de unirme
al absurdo trajín del mundo,
incapaz de volar, muda en la sombra,
contemplando, a través de las rendijas,
la luz del cielo.


                         de "La durmiente", Editorial Pre-textos






1 comentario:

haikus de aitor suárez dijo...

Fantásticos. En la reunión de mañana propondré su inclusión en zUmO dE pOeSíA. Saludos.