jueves, 30 de septiembre de 2010

LA PRIMERA VEZ

No esperas ni el cortejo.
Tus aparentes labios, remarcada
la calentura de la noche,
buscan ser despoblados aunque pierdan
por el camino el rojo adolescente.
Vas repartiendo fresas con los ojos
y llenando el arroyo de olas
dispuestas al ataque.
Sueltas la cinta rosa de tu pelo
y dejas entreabierto el imperdible
que sujeta tu falda de cuadritos.
Yo no puedo dejar de ver
la parte que me entregas
ni de oír esos gritos y esas risas
con nervios de impaciencia retenida.
Entonces, se te escapa la libélula
y respirado el polvo de sus alas
sólo falta que se nos junte un rizo
y, así, decides golpear con fuerza
hasta orillarte el himen
el tiempo que resista la afilada,
la embrutecida daga que nos vence.

25 comentarios:

  1. bella daga, y que hermoso es vencerse así...

    ResponderEliminar
  2. Bello poema a la adolescente (al menos eso entiendo yo)
    La primera vez siempre queda en nuestras mentes.

    Besos y sonrisas

    ResponderEliminar
  3. Precioso, Una extraña mezcla de descuvrimientos y de despedidas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. un erótico muy bien dirigido y justo en sus descripciones
    Felicitaciones


    ansiedad desbocada ,juventud impetuosa
    no saben de las delicias del esperar y disfrutar la fruta madura

    ResponderEliminar
  5. Eres un maestro de la sutileza y del buen gusto. Leer tus versos es verte jugar con las palabras a ese difícil juego de permitir que otros descubran lo que esconden y lo que escondes.
    Un placer llegar esta noche a este lugar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Un poema con cierta carga erótica que conduces de forma magistral para que suene tierno, dulce y alegre. Una bonita descripción de esa primera vez.

    Besossss

    ResponderEliminar
  7. Ese goce primero, que es casi un ensayo, pero que nos marca y traza la pauta de nuestros gustos y fetiches sexuales para toda la vida... Eres muy completo en esto, José Antonio: auditivo, táctil, visual, olfativo, gustativo... Amante excelente en estos versos, sin lugar a dudas. Y ella, coqueta y provocativa como casi todas las chicas a esa edad cuando les gusta un chico o un hombre y lo quieren probar, seducir (en el mejor sentido posible de la palabra). Inocencia y deseo lúbrico (¿tal vez el más potente afrodisíaco?). No respondas. Sólo piénsalo. Una vez más, te anotas triunfo rotundo. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Buenos trazos para poetizar delicadamente un acto en si, una experiencia elevante, unas sensaciones que no se llegaran a apreciar hasta muchos años despues, seguro...

    Buena poética.

    Siempre esencia.

    ResponderEliminar
  9. Una primera vez que parece una proeza ensayada y meditada, despojada de almíbar. Y un final que se desploma como una derrota.

    Me recordaste a "Lolita."

    Besazo.

    ResponderEliminar
  10. Delicioso, José Antonio. Has descrito el primer encuentro amoroso de una adolescente con una delicadeza impresionante, de la que, por fortuna, no está exenta la pasión ni la pujanza del envite.
    Me descubro ante ti: es muy difícil describir lo que describes sin caer en lo soez. Eres poeta y tus versos lo demuestran.
    Un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  11. fresas y dagas, poderosa combinación.

    ResponderEliminar
  12. Haaaay , la primera vez, que poético, la verdad es que lo has bordado. No te cortes, que seguro que hay más.

    Por cierto, siempre se habla de la primera vez ¿y de la última quien habla?

    ResponderEliminar
  13. Intenso y poderoso. Es un poema con mucha fuerza y al mismo tiempo tan delicado...Exquisito. Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  14. Me ha gustado este canto apasionado y sediento a esa eterna adolescente que se ha quedado a vivir en tu universo.En este caso, veo con mucha alegría un poema pleno de sentimientos. Encantador. Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  15. Tu poesía erótica es majestuosa José Antonio.
    Hablas sin tapujos, pero enfrascado en una sinuosa adherencia de tus palabras y emociones, tan sútiles y enigmáticas.
    Lo erótico es pasional, vence más al arrojo y los deseos, que la propia visión completa y desnuda de la pasión sin cortejo, ni la medida desmedida por la espontaneidad del encuentro.
    Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
  16. Esa primera vez fotografiada con ternura.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  17. Genial! y tú dudas? venga ya!

    POr cierto, un millón de gracias por tu presencia en el recital del jueves, eres un regalo.

    Besos
    Marian

    ResponderEliminar
  18. Erótica sutileza. Es un buen poema que deja entrever una adolescencia a flor de piel.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Realmente hermoso. Dibuja con precisión esa primera vez de la carne en comunicación y estremecida.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Disfruté con fruición tus letras

    Un descubrimiento interesante. Llegué por María y a ella por otra amiga, y así... la red es eso, vida y encuenros que nos llenan esa serie de instantes que se llaman la vida misma

    Un saludo desde Medellín, Colombia

    ResponderEliminar
  21. Fuaaaaaaaaaa!!!! Esto sí que es bueno.Tus letras atrapan, hay que ser muy bueno para lograrlo

    ResponderEliminar
  22. Lolita, Lolita, Lolita... tremenda carga sexual a lo largo y ancho del todo el poema.
    Repartir fresas con los ojos y respirar el polvo de las alas de esa libélula atroz... geniales imágenes.
    Pero al final, esa brutalidad de la daga marca el doble filo: el filo animal y el afilado filo de lo más humano.

    Como siempre, estupendo leerte.
    Laura

    ResponderEliminar