lunes, 8 de marzo de 2010

UNA AVISPA ANIDA EN LA LENGUA



Conozco un mundo,
no sé,
tal vez mi mundo,
donde las vanidades suelen
quedar colgadas de un perchero
y las gentes, en este mundo,
llevan sus claves a la altura de la frente
y visten sin gomina, ni sombrero;
un mundo donde el poema se recita
y el talco de las alas cae y tapona
las comisuras del herpes,
un mundo donde la variz
permanece en reposo, protegida en su malla,
donde el insomnio no aparece
pues siempre llueve espuma de colirio
y el viento mueve faldas de lunares
y las lenguas están raspadas
con nieve de alcanfor, de naftalina;
un mundo,
sí, donde el diente queda retenido,
como embutido en un tirante.

¿Para cuándo las sombras con colores
si ésta que tengo es transparente?
¿para cuándo caminos sin baranda
si éste que piso es plastilina?
¿para cuándo distancias más carnales
si los párpados siguen en precinto,
cosidos con cadenas de hormigón?
¿para cuándo sabremos la sentencia,
perdido el blanco de la página,
donde el delito queda expuesto, a la intemperie,
como el mensaje en un espejo
escrito con barniz de purpurina?

Y así, aplastada con la lengua
la avispa que incomoda, que se bebe
el Valium de mi vena, que emborrona
con sus patas el hueco
reservado a la firma, al garabato,
ya pueda abrir, al fin, el ventanal de mi nodriza
y palpar ese polvo que aparece,
como de polen pegajoso,
de un mundo que no es
que tal vez sea,
eso sí, donde el grito muere en su afonía,
en el comienzo de su nudo,
en su sordera.

16 comentarios:

Paco Alonso dijo...

Excelente post el que nos acercas en este día.
Es un placer siempre acercarse a tu espacio.

Gracias por compartir.

Cálido abrazo.

azul dijo...

Me ha gustado mucho ese mundo. Tu mundo. Gracias por habernos permitido adentrarnos un poco en él.

Francisco Lechuga Mejia Due® dijo...

Carajos poeta, si que dejas todo el dìa de hoy.., es excelente y de aplausos lo leido

muchas felicidades

un abrazo fuerte

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Excelente, sí. Ya te lo dije una vez, tú tienes la obligación de escribir.

Un fuerte abrazo
Marian

Suntphoto dijo...

Cualquier dia te desgarras de dentro para afuera.

TORO SALVAJE dijo...

Me parecen tan grandes tus poemas que no me atrevo a comentarlos.
Lo veo como un sacrilegio.
Felicidades.

Saludos.

Clara Schoenborn dijo...

No te entendí nada...Vuelvo otro día a leerte con más calma. Un abrazo.

Mónica López Bordón dijo...

Magnífico poema, tanto en su desarrollo como en las imágenes. los versos del principio son el preludio del poema, me han encantado.

Besos
Mónica

Ana Villalobos Carballo dijo...

Me he acercado a dar un paseo por tu blog y conocer tu poesía. Me ha encantado pasear por este espacio tuyo y espero poder sacar tiempo para volver en más de una ocasión.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Isabel González dijo...

Me gustó mucho. Un placer leerte.

C.O dijo...

jesus!!! Que dominio del verso..grande, inmenso..!!
volveré..
Gracias por compartirlo
Un saludo

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

Caramba, José Antonio. Desde que tuve la suerte de tropezar con tu blog, que te leo noto que se me cargan las baterías.
Muy buena la idea general y el desarrollo. Imágenes logradísimas. Pongo un ejemplo:
"...donde el insomnio no aparece
pues siempre llueve espuma de colirio..."

Isabel Martínez dijo...

Me gusta esta casa, donde las vanidades se cuelgan en un perchero.
Entro de puntillas y me topo con un magnífico poema.
Como te han dicho más arriba, tienes la obligación de escribir. No te queda más remedio. Para tu bien y el de los demás.
Un abrazo y por ahí me apuntaré para no perderte.

Pedro Veramar dijo...

Este es un tipo de poesía que en verdad me gusta, por los recursos expresivos con los que vas tangibilizando una concepción subjetiva. Tiene todos los meritos del erso libre y ninguno de sus defectos... Ah, es preferible ir por la vida con la lengua llena de aguijones que chapaleando las elaboradas miles para Hot Cakes.

Laura Gómez Recas dijo...

Genial la última estrofa. Vence el poema y lo vierte.

Un abrazo,
Laura

JULIA© dijo...

Creo que me gustaría conocer ese mundo tuyo, tan detallista, tan llano al tiempo, tan lleno de imágenes que brotan con extrema naturalidad, sí, me gustaría conocer ese mundo tuyo sin gominas y sin sombreros, porque esos son los mundo que me gustan y estos los poemas que me encantan.

¿Te di las gracias?
Por cierto, qué cerca estás...

JULIA