domingo, 3 de junio de 2018

UN POEMA DE PIEDAD BONNETT





AQUÍ GOLPEABA airadamente el padre sobre la mesa
causando un temblor de cristales, una zozobra en la sopa,
volcaba el jarro de su autoridad aprendida, de sus miedos,
de su ternura incapaz de balbuceos.
Adelantaba su dedo acusador y el silencio
era como una puerta obstinada que defendía a los niños del llanto.
Aquí sólo hay ahora una mesa de cedro, unos taburetes,
un modesto frutero que alguien hizo
con doméstico afán.
¿Dónde los niños,
dónde el padre y la madre arrulladora?
La tarde esplendorosa asoma añil y roja detrás de los vitrales.
Y pareciera que tanta paz, tanto silencio pesaroso,
fuera el golpe de Dios sobre la mesa.

  de “El hilo de los días” Frailejón Editores, 2014

3 comentarios:

SUSANA BENET dijo...

Precioso poema. Gracias,

SUSANA BENET dijo...

Un poema conmovedor. Gracias por acercarlo. Besos

José Antonio Fernández dijo...

Gracias Susana. Un abrazo.