martes, 15 de agosto de 2017

UN POEMA DE CONSTANTINO MOLINA



VENCEJOS EN LA NOCHE

DE noche, 
bajo la luz azul de unas farolas,
te sobresalta un grito vertical
que vuela entre tejados y azoteas.

Una punzada súbita.

Es el primer vencejo de este marzo
insertando su vuelo desbocado,
testigo siempre de lo austral,
entre los ventanales.

A ese primer vencejo lo suceden
otro más y otro más.
Y así, hasta que un volátil clamor de aves
traza la orfebrería de su vuelo
gritando en desbandada.

Nada es ya igual. Ahora se dispone
la noche renovada en su viveza.

Un bullicio invisible te acompaña.


              de “Las ramas del azar”, Ediciones Rialp, 2015


2 comentarios:

SUSANA BENET dijo...

He disfrutado leyendo este poema. Tenía ganas de leer a este poeta y ahora lo encuentro en tu blog. Gracias,

José Antonio Fernández dijo...

Pues no te pierdas el resto del libro. Es estupendo. Para mí ha sido un descubrimiento muy grato. Un abrazo, Susana.