miércoles, 30 de septiembre de 2015

DOS POEMAS DE EUGÉNIO DE ANDRADE


 PLAZA DE MALÁ STRANA

AMO estas palomas, estos niños.
La eternidad no puede ser de otra manera:
palomas y niños haciendo
de la luz incomparable de la mañana
el lugar inocente del poema.



CASA EN LA LLUVIA

LA lluvia, otra vez la lluvia sobre los olivos.
No sé por qué ha vuelto esta tarde
si mi madre ya se ha ido,
ya no viene al balcón para verla caer,
ya no levanta los ojos de la costura
para preguntar: ¿Oyes?
Oigo, madre, es otra vez la lluvia,
la lluvia sobre tu rostro.


         de Blancura, Editorial Polibea

2 comentarios:

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Una vez más, tomamos prestados para ZdeP. Gracias y un cordial saludo.

José Antonio Fernández dijo...

Gracias a vosotros, ZdeP, por compartir.

Saludos.