martes, 2 de julio de 2013

POEMA

                             Foto de Jane-Hambleton

Hacer un bosque exige unir los árboles
con un anillo peculiar,
ponerle pájaros,
algunos quietos, otros atrapados
en ramas que son jaulas y no ramas.

Tocar el agua
con la punta de un dedo que no es nuestro
también requiere un fin determinado.
Notar el ritmo de las ondas
y el vértigo del barco, que es un dedo.
Notar la hoja mojada de algún charco.
Sentir el salto de las gotas
que escapan, de ese modo, de la fuerza
de su contorno distintivo.

Ser bañista
en una gota saltarina fuera del bosque,
antes del rompimiento universal
es un modo aleatorio de volver al origen.

También buscar palabras
que no son las más ciertas, pues son números
que van de más a menos hasta el cero infinito.

Hay modos de decir.
Hay modos de contar o de callar,
incluso, hay modos de sumar,
o de mirar,
y hay modos de escribir o de entender
que son variables de un estado:
ese ojo que nos mira, inmóvil
y geométrico, que es el nuestro, el único
que mira y ve lo ciego, eso que está
al lado mismo de otro idioma.


6 comentarios:

Verano Brisas dijo...

Gracias José Antonio por compartir tu poema. Lo leí con interés y agrado. Cordial saludo.

José María Piñeiro dijo...

Un poema muy característico (de José Antonio Fernández, ese peculiar poeta...)

Idolidia Glez dijo...

Es interesante también conocer el modo de pensar de la gente para interpretarlos y comprenderlos...
Tremendo el poema.! Me quedé por acá y te invito a que me visites. Un cálido saludo.

RECOMENZAR dijo...

me gustan tus texto llenos de emociones del alma de un hombre en contacto con el mismo
Te espero en mi blog
mil besos

José Antonio Fernández dijo...

Gracias por vuestros comentarios.
Un caluroso abrazo!

Omar enletrasarte dijo...

digamos que es una entrega interesante...y hasta filosófica
me gustó
saludos