lunes, 4 de marzo de 2013

POEMA

                                             Foto: Nicole Natri


Pensar en algo que no esté.
Hacer que ese algo vuelva a su lugar:
ese rincón donde se espacia todo.
Esa hebra rota que ha quedado
entre un lugar y el otro,
                                 que es su abismo,
es lo que asiste al ser, que fue,
es lo que aguanta al ser, que sigue siendo,
es lo que aprieta al ser para que sea.
Ese puente dispuesto sin apoyos
que une la parte rota de algo dicho,
como la mancha muda de un recuerdo,
ese lugar,
es la ceniza que arde sin parar
de todos los fantasmas que nos piensan,
de la memoria ciega que nos mira.

Todo es parte del giro de una noria.

Mientras se sube
decrece el pensamiento inverso:
ese formado al fondo de su piedra.
Mientras se baja
escogemos el signo de una nube.
Hasta que signo y nube sean lluvia
y quede nada de otra nada.
O quede un centro que nos gire.
O un peldaño que baje o suba.
Mientras a un lado esté la sombra,
después la hebra,
                        seguido de algo que no es ni noche.


16 comentarios:

Ángeles Fernangómez dijo...

Siempre me gusta leerte.
Este poema me lleva al arriba yabajo, al si y al no, al todo y a la nada. Me gusta cómo lo has tratado.

José Antonio Fernández dijo...

Gracias Ángeles.
Un abrazo!!

quique de Lucio dijo...

Es interesante el poema.Me transportó a un estado existencialista. Me parece apropiado, en este caso, el uso de la primera persona del plural como punto de vista, eso sostiene interés hasta el punto final.

José Antonio Fernández dijo...

Gracias Quique. Creo que entiendo lo que dices. Llevar la mayor parte del poema con la indefinición que consigue el infinitivo y acabar hablando de "nosotros". Lo revisaré, pero tal vez me decante más por borrar los pronombres, eso quita cualquier rastro de la persona, aleja al que escribe. Personalmente me convence más.
Gracias y espero que sigas enfocando tu lupa a mis textos,

Carlos dijo...

Preciosos poema, maravillosamente narrado en esa impactante primera persona...

José Antonio Fernández dijo...

Gracias Carlos...

Ana Muela Sopeña dijo...

Un poema impactante, José Antonio:
Percibo que se puede interpretar a nivel existencial, pero también se puede aplicar a una ruptura.

Me ha gustado muchísimo. Por su lenguaje, por su mensaje, por tu ritmo. Es un poema que lo tiene todo.

Felicitaciones
Un abrazo
Ana

José Antonio Fernández dijo...

Un beso Ana. Muchas gracias!!

Maria Germaná Matta dijo...

Es poema precioso, me gusta su ritmo. Lleva un pesar cargado de silencio que le da mucha fuerza.
Un abrazo

José Antonio Fernández dijo...

María, mil gracias!!
Besoss..

Elena Román dijo...

José Antonio, que busco palabras para dejarte pero todas se reducen a... me encanta.
Abrazos.

José Antonio Fernández dijo...

Más que suficientes Elena. Un abrazo fuerte!!

Mucha de la Torre dijo...

el sube y baja de la vida de los sentimientos ...enlazados a nuestro intento..escribir con pasion o con lamento lo que percibimos en el dulce instante entre nuestras letras y nosotros
besossssss

RECOMENZAR dijo...

un abrazo desde mi
blog

Santiago Medina dijo...

Me encanta tu poema ... Un saludo
Santiago Medina

2 facebook Buenacita Poesia
Yago Poesia

poesiadesantiagomedina.blogspot.com.es

José Antonio Fernández dijo...

Gracias Recomenzar, gracias Santiago.
Abrazos!!!