viernes, 29 de octubre de 2010

FOTOGRAMAS DE UN SUICIDA


9-AÚN NO
Sólo me queda un minuto de vida y después de pensármelo decido esperar pues creo que todavía es pronto para contártelo.

10-A VECES EL DESTINO SE NOS TUERCE
Consiguió quitarse la vida tragándose un bolígrafo. Esperaba morir asfixiado pero no fue así, pues el artefacto pudo pasar la tráquea sin problemas, recorriendo todo el conducto digestivo, como deslizándose por un tobogán hasta que al llegar al final del recto, ya con la salida iluminada, una contracción involuntaria lo giró y no hubo dilatación posible para tamaño intruso.

11-VERBOS
Encontrarse en el borde de la azotea del edificio más alto y decidir si saltar o no al vacío es complicado.

Se trata de decidir entre el ser y el estar.

12-LO QUE NO MATA, ENGORDA
Deseaba tener una muerte dulce, por eso camufló el cianuro en un buen trozo de pastel que se reservaba para la merienda.
Llegado el momento, se preparó un café y, como buen goloso, lo aderezó con dos generosas cucharadas de azúcar, eso sí, integral.

Era domingo, el único día de la semana que su nutricionista le daba permiso para saltarse la dieta.

25 comentarios:

Suntphoto dijo...

Desde luego, imaginación no te falta ... el del bolígrafo, para mí el más gráfico, roza la "tragicomedia".

Estás hecho (con hache) un artista.

Pedro F. Báez dijo...

Si alguna vez contemplara la idea, tendría que decantarme por el número 11, jejejeje. Eres incorregible, José Antonio: tu genialidad no tiene límites. Abrazos y ten un fin de semana "suicida" jajajajaja.

Princesa115 dijo...

Ingeniosa entrada, jajajaj.
Nunca se puede decir de esta agua no beberé, pero de momento no pienso suicidarme, aunque la más original es la 9 AÚN NO. Pues creo que en ese minuto pueden pasar muchas cosas.

Saluditos

Mercedes Ridocci dijo...

Ingenio e ironía.

Muy buena entrada

Un saludo

Felipe Sérvulo dijo...

Te dejo un saludo. He disfrutado con tu literatura.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Me encantó el último, sobre todo por el hecho de asociar el suicidio al acto placentero de saltarse la dieta. Un contraste paradójico que me gusta.
Besos.

Carmen dijo...

Me gusta lo del boli o, no, no es que me guste es que me dió un repelús tan tremendo que rápidamente lo descarté como método... Me gusta, fíjate, hasta la palabra suicidad me gusta...

Un abrazo. Muy bueno.

Micaela dijo...

Geniales estos microrrelatos. Desde luego al suicida no le faltan ideas...Un fuerte abrazo y feliz domingo.

aniki dijo...

Ay, José Antonio, la imagen es tétrica (jajaja). Y los intentos de suicidio, no sé si son en clave de humor o debo creer que realmente son ciertos.

Besosssss.

TORO SALVAJE dijo...

Mira que esperar a no defraudar al nutricionista...
Hay gente rara.

Saludos.

Clara Schoenborn dijo...

Me gusta el último método, es muy divertido y de acuerdo a mi gusto, pero antes, me tomaría mi whisky con miel, claro que, creo que si me lo tomo primero, luego me arrepiento de comerme el pastel. Es que el whisky lo vuelve a uno demasiado cuerdo...qué cosita. Un abrazo José Antonio, ese manual del suicidio está genial.

Mónica López Bordón dijo...

Está sensacional. Me ha encantado. Imaginativo y lleno de humor.
Bss

Elvira Daudet dijo...

Querido José Antonio:

Geniales tus microrelatos, fantásticos y provocativos. Me recuerdas a un adolescente probándose continúamente para ir más allá, ahora perdido en ese laberinto tan macabro como divertido, del que parece no quieres salir.
Gracias por tus comentarios, tan austeros como generosos. Besos

José María Piñeiro dijo...

Destaco el número 11. ¿Son tuyas las fotos?

Felipe Sérvulo dijo...

Muy bueno. Imaginativo y bien explicado.
¿Conoces nuestro grupo?. Te dejo la dirección por si algún día te animas y vienes a vernos.
ElLaberintodeAriadna
http://www.ariadna-web.org/
También nos puedes encontrar en Facebbook

Elvira Daudet dijo...

Querido José Antonio:
Hoy ración doble.
Menuda ironía que me digas que mi poema es triste, tú que eres la alegría de la huerta. Como en tu caso, yo no soy la desdichada protagonista del terror.
Besazos. Elvira.

José Antonio Fernández dijo...

Gracias a todos por comentar. Es la chispa que mantiene esta birria de blog.
Gracias, Felipe, por el interés. Tomo nota.
Elvira, ¿ración doble? vigila que lo que no mata, engorda. Lo de la alegría de la huerta es una frase que me ha hecho pensar. Está muy integrada en nuestro vocabulario pero ¿de donde vendrá? Insisto, poema triste, no tú, el poema.
Un abrazo a tod@s y buen finde.

Isabel Martínez Barquero dijo...

José Antonio, pasaba por aquí y he leído esa duda tuya sobre de dónde proviene la famosa "la alegría de la huerta".
Como murciana, creo que lo sé: de la famosa zarzuela "La alegría de la huerta", con música de Chueca. Por supuesto, está ambientada en la huerta murciana.
A mí también me hace gracia cómo se ha extendido y la usamos a diestro y siniestro, pero es que es realmente muy visual y plástica para calificar a alguien, Como decir: "más alegre que unas castañuelas".
Besos.

José Antonio Fernández dijo...

Isabel, eres una enciclopedia, qué maravilla. Envidio tu sabiduría que has demostrado en otros comentarios por la blogosfera. Gracias por quitarme esa duda. Ahora, me has dejado otra: "más alegre que unas castañuelas". Otra frase integrada en nuestro vocabulario que supongo que vendrá de la alegría del baile del flamenco. En fin, nuestro lenguje está lleno de frases hechas que seguro que tienen unos orígenes muy curiosos.
Un abrazo.

Laura Gómez Recas dijo...

Me has dejado en una posición comprometida: me he quedado en el borde de la azotea... Es genial. A un lado el abismo, al otro el mundo y dos verbos, cada uno en un zapato de la voluntad. Yo prefiero ser... aunque espero no tener que decidir nunca. Y si algún día me viera en ese aprieto, ten por seguro que me acordaría de ti.
Por cierto, la imagen que nos ilustra los textos... es como para suicidarse, de pesadilla.

Dejo un beso en este blog, que de birria no tiene nada, en todo caso mi firma. ¡¡Con lo que se lee por ahí,¿cómo se te ocurre?!!
Laura

Rodolfo Serrano dijo...

Un microrelato ejemplar. Por cierto, me ha encantado el poema anterior.
Un abrazo

José Antonio Fernández dijo...

Gracias y un abrazo.

El Sosegado dijo...

Sin duda, la imaginación a veces te sorprende.

SUSANA BENET dijo...

Tus microrelatos son realmente ingeniosos. Es un placer leerlos. Saludos,

Javier dijo...

Es curioso. ¿Por que no considerarán el suicidio como resultado de la violencia de género ... feminista?.
Será que no está de moda.