viernes, 27 de agosto de 2010

CHICA DE LA NOCHE

Te presentas envuelta con galones
conseguidos en la última batalla,
y una estirada piel pajiza acorde
con las necesidades de tu oficio,
capitana de grandes despropósitos.

Descubres tu ojo triste y ancho labio
y ofreces tu aposento, ya aflojado
el nudo de la cinta de tu pelo
y aunque te falta el rímel,
desgastado del último banquete,
sigues el vuelo en círculo
que te brindan las moscas enceladas
y vas a su reclamo
sabiendo que no habrá reposo
ni aunque aparezca algún calambre
en la parte que enervan tus vapores.

Tú misma te abrigaste con el tul
de chica de la noche
y llevas con honor de dama negra
la parte que motiva a tus señuelos.
Tú misma afilas el anzuelo
que incrustas en el centro de tu lóbulo
y dejas de remar atenta
a los gritos de algún naufragio.

Al verte camelando con las sombras
me ofreciste probar el pulso
de tus venas, que abrías a cuchillo,
esperando el masaje de una lengua
o cualquier mano generosa
que vaya recogiendo los temblores.
Yo buscaba el perfume de tu joya
y más tarde los dos,
como dos primerizos, esperábamos
que el tobogán nos resbalara
hasta que se aflojaran los aullidos.
Después, como si nada, te arreglabas
parte de las pestañas descosidas
y buscabas la goma de tu moño
para volver a ser
malabarista del alambre.

Estás dispuesta a atarte al palo
más alto de la hoguera,
como intentando disfrutar del último
suspiro que la vida te concede,
como huyendo del hielo que gotea
en la parte final de tus inviernos.

26 comentarios:

F Quiroz dijo...

Ha sido un verdadero lujo leer tu blog, si me permites te sigo en el camino que vas trazando

Saludos!!

Pedro F. Báez dijo...

Terriblemente tierno y tiernamente desgarrador. Siempre, desde niño y no sé por qué exacta razón, he sentido gran afecto por estas mujeres que tanta otra gente desprecia y usa. Me he sentado a conversar en ocasiones con ellas, luego de aclararles que no deseo la transacción de sus cuerpos, sino de sus almas abiertas para asomarme a ellas. He siempre salido enriquecido con la experiencia y con el corazón un poco más pesado, pues la mayoría de estas chicas (y no ya tan chicas) ha pasado por un infierno de experiencias desde sus precarias y repetidamente abusivas infancias. Gracias por entregarnos este hermoso homenaje a la meretriz que más que lacra o lastre social, es síntoma inmemorial de nuestro fracaso como sociedad organizada y como seres humanos. ¡Bravo, José Antonio! Un fuerte abrazo.

José Antonio Fernández dijo...

Grscias, F.Quiroz. Este blog, como ves, tiende a irse degenerando, en fin.
Pedro, siempre tus comentarios son acertadísimos. Para mí es un mundo muy decadente aunque entiendo la necesidad social, al fin y al cabo sólo somos humanos, algunos más y otros menos.
Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Es precioso, José Antonio, en fondo y forma. Me gusta la visión que das en él de la prostituta, las más de las veces una mujer de interior tierno e indefenso,
Mi enhorabuena.
Un abrazo.

aniki dijo...

Un gran poema, José Antonio. Para mí, la prostitución es otro gran negocio basado en un intercambio de servicios que se practica entre personas adultas y de forma voluntaria. Quienes deterioran la imagen de las prostitutas son los proxenetas y los macarras que viven a costa de ellas.
Si pudiera llevarme una poesía de tu blog, sin duda me llevaría ésta. Me encantó.
Besossssss.

Mayte dijo...

A veces es mas fácil enamorarse del aroma de la rosa, que no andar sobre sus espinas.
Pero solo una pequeña diferencia me responde ciertamente que estamos equivocados siempre.
Las rosas solo muestran una belleza pasajera, un aroma embaucador y de artificío, mientras que en sus espinas, nuestra sangre es derramada y con ello descubrimos que lo real duele.
Déjame decirte Jose Antonio, que te admiro. Porque aportas con tus escritos, no una fantastica lección de ortografía y léxico, sino una visión redonda dura y clara del realismo, llena de todos los cimientos de escombros a los que estamos acostumbrados a apartar.
Saludos.

Paloma Corrales dijo...

Yo diría que es un poema/fotografía que retrata el alma. Magnífico.

Abrazo grande.

Bletisa dijo...

Que se llene de poesía a las mujeres hagan lo que hagan es algo que yo agradezco especialmente, José antonio. Tú lo has hecho además con gran ternura.
Su mundo, ellas mismas son todo lo contario a la poesía. Todo en ellas es sórdido, devastador.

Clara Schoenborn dijo...

José Antonio: he llegado a una visión de la vida según la cual, poco importan los sitios de preferencia o degradación en los cuales la sociedad nos clasifica, algunos de acuerdo al oficio, como éste, otros, de acuerdo a miles de "parámetros" que utilizamos los humanos para diferenciarnos, para sentirnos mejor o peor que otros. Esta mujer que describes está inmersa, perdida, en ese mundo oscuro al que la empuja esta tabla de medidas, pero eso es porque no puede mirar más allá de esas paredes.Tal vez tu poema es un intento de mirar más alla. Un abrazo.

azul dijo...

Yo me quedo con que, pese al ojo triste y al rimel que faltaba y a esas venas rasgadas, ambos aún esperaban el "tobogán de los primerizos".

César Sempere dijo...

Retrato de una realidad.

Un abrazo,

TORO SALVAJE dijo...

No conozco gente más honrada que esas chicas de la noche.
No engañan a nadie y proporcionan consuelo a quien lo necesita.
Es su trabajo.

Para mí tienen más dignidad que muchos otros.

Saludos.

Princesa.triste.115 dijo...

Precioso poema dedicado a esas mujeres que tan marginadas están.
Un saludo

PÁJARO DE CHINA dijo...

iba anotando en mi cuaderno las imágenes que me sacudían mientras te leía y después paré porque ... son todas. me rindo ante tu máxima concentración en el detalle, como si le pusieras una lupa al papelito que vuela sobre el asfalto. leerte me recordó una línea de una novela de Henry Miller, en la que se queda con el recuerdo de una horquilla que sujeta un cabello de mujer y lo cambia por una catedral. y también me recordó el vestido de la prostituta de The Catcher in the Rye, de Salinger, que Holden Caulfield ve colgar, tristísimo, de un perchero.

Sin las chicas de la noche el mundo sería insoportablemente decente.

Un abrazo muy, muy fuerte.

José María Piñeiro dijo...

¿Por qué "capitana de grandes despropósitos"?
¿Despropósitos?

Juan Bautista Morán dijo...

Estimado José Antonio:

Como siempre tu palabra tiene algo que rasga como para ofrecer su propia carne y su espíritu.

Sí, ya de vuelta y deseo que tú también hayas tenido un hermoso verano.

Un abrazo

María dijo...

Es un hermoso poema, plagado de imágenes tiernas y desoladoras. Un encuentro en precarias condiciones que tu mirada masculina nos va desvelando con tanta precisión y nos dejas reflexionando con el corazón entumecido.
Me parece un oficio durísimo, expuestas a tanta violencia, nunca entenderé como tienen el valor de seguir adelante, supongo que el instinto de sobrevivencia es más fuerte. El cuerpo femenino necesita de la excitación para abrirse, el órgano sexual por excelencia es el cerebro, la excitación nace del deseo, imposible logar esta magia en un encuentro tan desigual, pero cuando ocurre un encuentro humano, la magia siempre aparece, eros y tánatos.
La desigualdad en la que vive la mujer ha creado este oficio tan antiguo que a pesar de la “igualdad” y del “progreso” sigue existiendo, aquí en Europa, son más bien, las inmigrantes y las más precarias las que ejercen este oficio. Y este oficio mueve millones.
Yo a ellas las veo como seres que encierran el dolor en sus cuerpos y siento el fracaso de la sociedad, también veo que los hombres y las mujeres no llegan a encontrarse, cada cual aislado en su propia soledad.
En todo caso, gracias por tu hermoso poema y por la reflexión que nos aporta.
Un abrazo.

Micaela dijo...

Magnífico poema. Me han encantando esas bellas imágenes que empapan los versos. Acabo de venir de Amsterdam y he podido ver a "esas chicas" que viven de la prostitución esperando a sus clientes detrás de las ventanas del Barrio Rojo. Yo las veía sonreir, pero creo que también había en sus rostros un amago de tristeza. Un abrazo.

Jesús Garrido dijo...

Las ataduras en este caso no han faltado. Magnífico texto.

Ángelpoético.com dijo...

Angelpoetico.com te invita a publicar tus escritos en su espacio de poemas, reflexiones, aforismos y relatos.

No dudes en escribirnos. Una vez aprobado, podrás publicar y ser leíd@ por nuestro creciente número de seguidores.

Te esperamos.

Saludos cordiales.

Suntphoto dijo...

Chico, tienes tema para todo. Estamos de vuelta, y sigue siendo un placer leerte.

Mirta Gili dijo...

José Antonio

Espejas su vida en tus versos.
Qué hipocritas, ponerse en la vereda de enfrente. Desde que el mundo es mundo si hay oferta es porque hay demanda.
Gracias por tus letras.


ya frío el té...
oculta sus ojeras
junto al candil


Un besooo

Mónica López Bordón dijo...

Querido José Antonio:
Has retratado una realidad que no deja a nadie indiferente. Magníficas imágines que nos hacen sentir como ese "ojo triste y ancho labio".
Felicitaciones.
Bss
Mónica

azpeitia dijo...

Magnífico...la descripción, la aproximación tan sensible y delicada a algo que pesa sobre todos y sobre todo sobre ellas...mi sincera felicitación, eres muy bueno...un abrazo de azpeitia

MTeresa dijo...

Una poema triste y melancólico,
repleto de denuncia y comprensión,
la descripción diferente
de una sociedad que no queremos ver.

Laura Gómez Recas dijo...

Ella vista desde fuera. Ella vista desde dentro sin ser ella. Una pequeña dosis de ironía y un torrente de dulzura, inevitable.

Imágenes potentes, como acostumbras. Pero la última estrofa se me quedó en la retina.

Un beso y feliz de volver a leerte.
Laura