lunes, 14 de junio de 2010

ECOS


El fotomontaje pertenece a JUAN BAUTISTA MORÁN
Su enlace: http://juanbamoran.mifotoblog.com/index.php



Saber que el tiempo sigue masticando
desde la comisura de las uñas
hasta el barniz que las protege,
rascando el entramado y la carcoma,
dejando al descubierto los cementos
formados como anillos de los años
que transcurren, vencidos en la arruga
de una pestaña sin colágeno,
y no tener el sello de la firma,
la cruz, o el visto bueno de un notario
que decida una prórroga o, al menos,
escriturar un epitafio más sincero.

Querer comenzar
desde el principio, aunque, ya se sabe,
que cada día, siempre, es un comienzo,
eso dijo el optimista,
pero la ojera pesa mucho
y deja descubierto un ojo
maquillado con finos alfileres,
esos que el tiempo engarza en la laringe
como infinitas cuentas de un rosario.

Y aunque ya tenga decidido que hoy,
si me levanto,
optaré por la puerta de la izquierda,
sé, de antemano, que mi brazo tonto
decidirá la llave equivocada.

Saber que el tiempo, al fin y al cabo,
es el grano que falta en el reloj
de arena de una playa removida,
con eso ya me basta
para estirar la hamaca y esperar
el recorrido de la gota,
para aguantar un soplo arrepentido
que arrancaría de cuajo el árbol
sin raíces y sin costuras,
que apagaría la mecha del candil
dejando, sólo, la voluta de que estuve.

22 comentarios:

azul dijo...

Estuviste, sí. Espléndidamente tuyo. Lo releeré para saborearlo más lentamente. Un abrazo.

Pedro F. Báez dijo...

..."pero la ojera pesa mucho
y deja descubierto un ojo
maquillado con finos alfileres,
esos que el tiempo engarza en la laringe
como infinitas cuentas de un rosario."

Puro genio creativo. Comentaba a nuestra mutua amiga Clara que el tiempo es una de las categorías que más nos intriga y nos amenaza como creadores, como poetas, aunque sea esta misma categoría fuente continua e infalible de inspiración. La imagen que cito arriba me pareció soberbiamente genial. Abrazos, José Antonio.

Jose Zúñiga dijo...

El tiempo es uno de mis temas peferidos en poesía. Estos versos reflejan muy bien todas las aristas del tiempo. Me gustaron.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

La falta de tiempo nos juega malas pasadas, algunas las sentimos menos y otras más, el hecho de no poder acudir a este espacio se me hace realmente penoso. He disfrutado mucho el poema, espero verte mañana!

Un abrazo
Marian

César Sempere dijo...

Bello poema donde las metáforas se crecen para mostrar el paso del tiempo.

Muy bueno.

Un abrazo,

Suntphoto dijo...

Muy bonito, cada vez más profundo. Hasta que escriban tus tripas, sigue haciendolo con las manos.

Clara Schoenborn dijo...

Pues creo que ni siquiera la voluta queda. No me gusta pensar en el tiempo porque es tan grande que me pulveriza, pero ahora, invierto estos segundos para decirte que me ha gustado como siempre tu poema, en especial este verso:"Saber que el tiempo, al fin y al cabo,
es el grano que falta en el reloj
de arena de una playa removida". Un abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

El optimista no tiene dientes.
Se le cayeron todos.
Y aún así sonríe con la boca cerrada intentando mentirse a si mismo hasta su último día.
El optimista no ve ni sus propias ojeras.
Está ciego de miedo.

Saludos.

Isabel González dijo...

Mientras nos acompañe el don de las palabras y el cerebros siga pudiendo ordenarlas, no hay paso del tiempo que valga. Y para muestra un botón

Bel M. dijo...

Sólo tenemos el instante y después, efectivamente, un soplo que se apaga. Me ha gustado mucho, José Antonio.
Un abrazo.

Paloma Corrales dijo...

Exaspera el tiempo que se acerca y el que se aleja, el que se pierde y el que no regresa, el que no contesta a mis preguntas y se esconde por las esquinas... pero sabes amigo, estamos hechos de tiempo y giramos en elipses intentando despistar a la parca que siempre avanza, ay.

Me encantó y me hizo pensar.

Un beso.

Isabel Martínez dijo...

Me ha encantado esta honda meditación. El tiempo que pasa y deja "finos alfileres en los ojos", el peso de la vida que se vence cada día en el acto voluntarioso de ponerse en pie.
"Cada día es siempre un comienzo". No debemos perder esto de vista, pues, sin ser conscientes, cada día puede ser también un fin.
Un saludo.

Luis dijo...

Describes el tiempo y su paso día a día de tal manera, que no quedan palabras que añadir. Leer y releer este poema es una verdadera delicia para los sentidos.
Enhorabuena maestro.
Un saludo

AnaR dijo...

El tiempo es un tirano.Una cadena amarga que alguien como tú es capaz de convertír en un lúcido verso.Y calar hasta los huesos.Me ha impresionado.Este poema me ha impresionado.

Abrazos

Misk dijo...

Nos dan una vida, que en realidad no esta tan bien hecha, nos hacen hermosos, llegamos al clímax de mas! y luego pobremente, torpemente, envejecemos, nos hacemos huraños, hipócritas, feos, he intentamos por todos los medios no caer en tentaciones vanas, pero somos lo que vivimos, lo que en realidad jamas pensamos, en fin, cuanto mas lo pienso mas idiota me vuelvo.

Muy bueno no tiene desperdicio.

Un saludo

Misk

Laura Gómez Recas dijo...

No puedo evitarlo. Siempre me quedo embebida leyéndote.

El tiempo tantas veces tratado, nadie lo ha tratado así. Descosiendo con cada verso su significado y 'encajando', al mismo 'tiempo', con bolillos una maraña de significados y de imágenes que llegan mucho más abajo del fondo de nuestro pozo personal.

Felicidades, de verdad.

Laura

ana dijo...

Un beso, bienvenido.

Elvira Daudet dijo...

Poema despiadado, construido con la maquinaria sencilla e implacabe de un reloj de arena que va dejando correr indiferente nuestras vidas. El tiempo de tus versos, como el real, nos va corroyendo desde la uñas hasta el tuétano, en una sensación casi física.Este comentario es el tercero que te envío sobre tu espléndido poema que cada vez me sugiere sensaciones nuevas. Siempre ocurre algo misterioso al final que desbarata mi envío: a ti, a Taty, a Dos Josef, al Intimista, a la paciente Azul que sigue visitándome con el mismo cariño. Ruego a los dioses que éste te llegue. Si así fuera, permíteme que aproveche tu espacio para pedir excusas a cuantos deben estar tachándome de descortés.
Besos

Micaela dijo...

Me ha encantado este poema y también tu blog. Te visité a través del blog de Mónica López. Un abrazo y estamos en contacto.

Mónica López Bordón dijo...

un poema intimista, bello, intenso, lleno de esa vida que retrata el poema con un realismo ejemplar.

Me ha encantado.

Bss
Mónica

nuiT.·* dijo...

Los ecos de dónde provienen?
Acaso retorna el mismo sonido?

Creo que más que el tiempo,
lo que importa es la profundidad donde rebota
una y otra vez ese sonido único que nos ha guiado
de un lugar a otro en este instante... ;)

Un abrazo poeta!
Me encanta leerte!

nuiT.·*

José Antonio Fernández dijo...

Gracias por los comentarios. Mañana me escapo de fin de semana largo y como pone el último verso dejo la voluta de que estuve, en fin, ¡que me voy!!.
Abrazos.