sábado, 27 de marzo de 2010

CUANDO SE DESABROCHA EL SILENCIO


La fotografía pertenece a JUAN BAUTISTA MORÁN
Su enlace: http://juanbamoran.mifotoblog.com/index.php



Sólo la música
deja pegada la pestaña
en una sinfonía de pronombres.
Sólo su voz espacia los ovillos
de hilos enmarañados, hebras
en su pistilo, libres ya de su ámbar.
Sólo una nota arranca el alabastro
a los perfiles de un interrogante
y hace nácar del punto
que le falta al final de un epitafio.

Y cuando llega un tono decidido en su tormento
esas notas plagadas de vocales
despliegan sus visillos, peinan
sus joyas, limpian sus tacones
y dejan el escote placentero,
soplan su brillantina y memorizan el rímel
pues saben que su voz
es llama de aposento donde
se ablanda la garganta, el poso pierde el nudo,
donde el tendón se suelta y se adormece,
y lo que fue una cicatriz y costra
aparece el vapor, el desenlace
de un libro preferido sin finales.

Sólo la música, su vibración,
la envoltura, el masaje de su aceite;
sólo el verso
con el que ovula cada acorde.

17 comentarios:

Luis dijo...

Has profundizado hasta el fondo en el mundo de ese sentimiento tan personal que es el sonido de las notas que has dejado bien explicito con pocas palabras aquello que uno siente cuando, a solas, descubre un punto vacío y un espacio en el que gozar de todo y por todo. Un saldo

Isabel Martínez dijo...

Poema y fotografía en perfecta simbiosis. Se escucha se ve y se enreda.
Bonito.
Un fuerte abrazo, Josçe Antonio.

Marian Raméntol Serratosa dijo...

Una verdadera maravilla, en la que me siento como en casa.

Abrazotes
Marian

Isabel González dijo...

Me ha gustado esa simbiosis de emociones entre notas y palabras, la música de los versos. Un beso.

Javier Cánaves dijo...

Ya me he hecho un habitual de esta página.
Me interesa la música que le imprimes a tus versos. Saludos.

TORO SALVAJE dijo...

La tarde del domingo tenía premio.
Gracias.

Saludos.

C.O dijo...

D. José Antonio,es usted un maestro de la palabra!! Su versos me dejan siempre boquiabierta...
Un saludo grande.
gracias por pasarse por mi blog

Pedro F. Báez dijo...

Un concierto, definitivamente. Una sinfonía esculpida en altos y bajorrelieves de afinadas cadencias y sutiles, oportunamente disonantes exabruptos de la palabra que, como sinuosa, magistral melodía, se introduce por doquier legándonos el dejo decantado y preciosista de un barroquismo lírica y conceptualmente renovado y vital. Disfrute total para el intelecto. Fiesta integral para los sentidos. Me quedo siguiéndote y agrego tu página a mi lista de blogs. Te abrazo desde mi isla virtual.

salvadorpliego dijo...

Tremendo manejo de imágenes en estos versos. Genial!!!!

Un fuerte abrazo.

Juan Bautista Morán dijo...

El poema enuncia como una relación entre la música y la mujer, o la mujer como música.Tu manejo del lenguaje es digno de alabar, pues es pura celebración.

La foto cobra una dimensión nueva.

Un abrazo

Azul dijo...

El inicio del poema me ha traído recuerdos de la "alegría de vivir en los pronombres". La música de las palabras que eliges y las imágenes tan plásticas que creas con ellas (desabrochando silencios, desplegando rimel y brillantina, limpiando tacones) es bellísima. Gracias. Un abrazo.

aniki dijo...

Yo detecto cierta sensualidad entre los acordes de tu bello poema, quizá algún recuerdo que se resiste a morir.

Besos, José Antonio.

Pedro Veramar dijo...

Música para la música: los sordos tenemos que imaginarla... Otros, como tú, tienen el laud templado en lascuerdas del corazón.
Saludos.

Suntphoto dijo...

¿Que se puede decir de la música que no se haya dicho ya? ... lo que tú has escrito.

Cita dijo...

que versos maestro... chapó...
Me prodigo poco por aqui, pero créeme que es asunto delicado el que no me deja, mis disculpas.

Siempre un placer leerte

Besos

Cita

José Antonio Fernández dijo...

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, siempre muy enriquecedores.
un fuerte brazo a tod@s.

José Antonio Fernández dijo...

Se me olvidó agradecer a Juan Bautista Morán el uso de su bellísima fotografía, un fallo imperdonable que ahora remedio.
Muchísimas gracias.