lunes, 25 de enero de 2010

AUTOBIOGRAFÍA



En la cueva abundan los colores,
y los murciélagos esparciendo sus esporas,
mientras frotan enérgicamente en la roca sus grandes sexos,
bebedores de hilos de saliva.

En la cueva el aire es transparente
y de las paredes sobresalen pestañas de terciopelo,
y hay caminos en la cueva
y del techo cuelgan mensajes y espejos rotos,
y hay soles y lunas,
y marcas de pisadas ya endurecidas,
como si el recuerdo dejara huella.

En la cueva abundan los colores
y, a veces, gotea sangre de alguna ardilla
y se oyen voces,
voces sin nombre, ni cara,
que vibran como las cuerdas de un silencio.

En la cueva, sólo, hay una vela
y un aire raro que deforma su llama,
como el olor de un recuerdo que parecía olvidado,
como el crujir del papel de un caramelo,
o el estallido de una pisoteada cucaracha,
ecos de una infancia retenida,
como el sabor a mano sucia, a leche de almendra,
cuajo de un recuerdo silenciado.

En la cueva abundan los colores,
y las piedras con mensajes escritos en el reverso
y escaleras que siempre suben,
y sombras con formas invertidas,
palabras sin acentos,
y grietas,
algunas por las que a veces miro
y casi siempre llueve.

14 comentarios:

Suntphoto dijo...

Autobiografia ?. La vida es un sinsentido al que uno ha de adaptarse, eh !!!

José Antonio dijo...

¡¡Qué facil lo ves!! ¡Cómo tú no vas de noches!! después de 2 semanas, bastante suave ha salido la cosa, y encima todo el día lloviendo. Me voy a hacer un Colacao a tope de galletas, a ver si arreglo la tarde.

Duna dijo...

Estás describiendo algo que te ha pasado realmente?. Oscuro y tenebroso, aunque sea real, parece una pesadilla.

Un gusto pasar por tu sitio.

Un beso

José Antonio dijo...

Bueno, Duna, las cuevas siempre son tenebrosas, pero acuérdate que hay una vela, je, je.
En serio, es un poema, muy metafórico pero rebuscando no es tan oscuro, mitad y mitad.
Un abrazo

Due® dijo...

que bien poeta, excelente ...felicidades

Clara Schoenborn dijo...

José Antonio: lo bueno de las cuevas es que tienen entrada y también salida, así llueva casi siempre. Yo te entiendo perfectamente: de cueva a cueva. Un excelentísimo poema, lo he leído varias veces porque cada vez le encuentro significados nuevos. Un abrazo.

José Antonio dijo...

Gracias, Due, me alegra que te haya gustado.
Saludos.

José Antonio dijo...

Clara, ¿Que lo has leido varias veces?, pero si esto no hay quien se atreva. De cueva a cueva, la mía tiene alguna salida de emergencia, por si acaso.
Siempre es un placer tu paso.
Un abrazo.

Nosferatu dijo...

Creo que aqui por cueva se podria hacer una sustitucion por mente y el resultado seria muy significativo.

Quizas cueva era amor tambien

saludos

José Antonio dijo...

Nosferatu, es bueno que el poema quede abierto, la 1ª sensación es la que cuenta, aunque en este caso, cueva es mi interior, mi yo. Aún así al quedar expuesto, es interesante que cada cual lo interprete a su modo.
Gracias por comentar.

psique dijo...

Una cueva que abres, en tintas, a los ojos de un espectador mudo. Sólo observa, interioriza y calla. Los chorretones que embardurnan las paredes graníticas del yo no están sometidos a criterio externo; la opinión podrá levantar velos para ocultar el desnudo de piedra, pero no podrá inferir en su naturaleza.

Por eso, lejos de emitir juicio ni evaluación, el espectador sólo observa, interioriza y calla.

Un beso

Amelia

José Antonio dijo...

Me ha gustado mucho tu comentario, Amelia. Con la exposición pública me entra el sudor frío y creo que con este poema me he expuesto demasiado. Mi papel es el de secundario y no el de protagonista pero ya está publicado y ahí se queda.
Un abrazo.

JULIA© dijo...

Cuando uno vuelve la mirada a sus propia historia las sombras chinas recobran "delatadoramente" sus sentidos... lástima que en le fondo seamos incapaces de mentirnos, aunque la vida nos enseña a disimular.

Gracias por pasarte por mi rincón.

Saludos
JULIA

José Antonio dijo...

Gracias, Julia,agradezco tu visita.
Iré pasando por tus letras de forma asídua.
Un saludo.