lunes, 2 de noviembre de 2009

MAR DE DUDAS

Siempre buscando la meta.

Siempre hacia delante,
atravesando viejas grietas y puntiagudas procesiones.
Siempre andando,
con estos zapatos tan pesados,
llenos de barros cuarteados y de historias imposibles.
Siempre queriendo ir más lejos,
más allá de las estrellas, o bebiendo del agua de los átomos,
con el libro de nuestra vida bajo el brazo.
Y siempre buscando el horizonte del destino
en una tierra que sabemos que es redonda,
donde el fin puede enlazarse con el principio,
como en una biografía.
Y siempre apaciguando el dolor del tiempo,
escondiendo los anillos que se van formando en nuestro árbol,
olvidando el fango que anega las arterias de la memoria.

Y nunca notar cómo vienen manipuladas las voces del pasado,
que nos recuerdan continuamente lo que hemos sido,
la voz auténtica que nos pertenece,
nuestras manos y nuestro aliento,
nuestros milenios acumulados.
Y no saber que la meta ya es pasado, que no olvido,
y no querer renunciar a ese destino,
tan borroso, pero invariable,
siempre camuflado entre la humareda de la lámpara,
entre estos dedos, ya deshilachados, de tanto mercurio y nicotina,
perdido, para siempre, en el epicentro de un horizonte.

Y nunca notar esa presencia,
esa sombra que creemos ajena,
que se ríe de nuestras miserias,
y se viste con retales, con los trozos de memoria olvidados en el tiempo,
y no notar que esa sombra,
esa vida que quedó inmortalizada con el primer llanto,
sigue ovillando, imparable,
los caminos que nos llevan a esa meta,
oculta en un mar de dudas, bajo el manto de un tiempo ya gastado.


3 comentarios:

Mery dijo...

hola precioso poema, me ha gsutado mucho, parece que es el primero que publicas en este sitio, me he puesto como seguidora, te invito a pasar por mi rincon, saludos desde las palmas.

José Antonio dijo...

Hola Mery:
Me alegra que te haya gustado el poema y ya ves que el blog está muy soso. Estoy en los comienzos de su construcción y agradezco tu primera, y espero que no sea la última, visita.
Por cierto, soy un auténtico enamorado de tu tierra.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Aquí me trajo lo de "Siguiente blog".
Me encantaron los versos breves. Bueno, todo. Pero bueh, me puede la brevedad.

Un placer.

Luna.