lunes, 5 de junio de 2017

UN POEMA DE MIGUEL D´ORS

NEVADA

LA noche quiso darme una sorpresa
y, al despertarme, el mundo apareció
transfigurado: ¡nieve!
                              Recubiertos
de blancura y silencio, los montes, los caminos,
las ramas despojadas del nogal
y los contenedores de basura,
todo era diferente, nuevo, como
si otra vez fuera a comenzar la vida.

Pero de todo ello
lo que me conmovió por más adentro fueron
-quizá porque de un modo misterioso
me hablaban de mí mismo,
de mis versos, no sé, de mi presencia
en el tiempo-
                   las leves
huellas de los gorriones en la acera.
                                               
                                      17-1-2015


de “Manzanas robadas” Renacimiento, 2017

1 comentario:

zUmO dE pOeSíA (emilia, aitor y cía.) dijo...

Ramón decía (greguería) que las gaviotas dejan la playa llena de asteriscos. Esta vez los asteriscos son más pequeños, y no arenosos sino níveos.