martes, 14 de mayo de 2013

POEMA

                                 Foto de Bruce Conner 



Busco esa poesía que no cabe
en un poema, que diría Roger Wolfe.
Así, utilizo letras que se enhebran al hilo
sustentador de la palabra,
hasta agotar el hilo y las palabras.
Después estiro el hilo
y observo que hay verbos que se caen
al mundo mudo de la nada.
Esos verbos sobrantes
los guardo en una caja de cerillas
que abriré cuando el sol se apague entero.
Posteriormente anudo el hilo
extremo con extremo, para evitar más pérdidas
cerrando, de esa forma, el círculo universal.

Y ese es el modo de escribir,
juntando un hilo y otro con el otro.
Cerrando círculos, o abriéndolos.
Y ese es el modo de vivir,
perdiendo un hilo, atando el otro.
Como quien habla utilizando signos mudos,
como el que busca el modo de entender
la discordancia del sentido original.

Y esa es la forma única de estar,
en equilibrio sobre un hilo
enteramente roto.

Hay vidas que no caben en un cuerpo,
bien pudo haberlo dicho Roger Wolfe.

3 comentarios:

Vera Eikon dijo...

Y como no caben se vacían en el poema....Abrazo

Elena Román dijo...

En tu búsqueda del poema, las palabras me siguen pareciendo las mejores pistas. Que se quiten las lupas, habiendo ojos.
Abrazo, José Antonio.

Maria Germaná Matta dijo...

Menos mal que se quedaron el poema.
Un abrazo