lunes, 7 de enero de 2013

POEMA

                                          Foto de Jan Saudek

Hay que atreverse
a estar adentro de sí mismo.
Como el que empieza con el pensamiento
a darle vueltas hacia lo anterior
hasta llegar al punto primero del origen.

Un pez queriendo ver su espalda,
o la hoja dando tumbos por el suelo
sin encontrar la suela que la frene
pudieran ser el signo de la vuelta
que acaba en el comienzo mismo.

Todo es ponerse en el principio del torbellino
y que el seco aire gire sin parar
hasta que el giro acabe en nacimiento.
Todo es dejar que caigan los fragmentos
hasta hacer de la nada
el estado anterior de su estructura.
Todo es hacer que lo invisible siga siendo
la parte más expuesta a los demás.
Todo es, tal vez,
atreverse a vivir sin el dedo que señala
hacia un lugar torcido,

ese lugar que es nuestro y no nos gusta.

12 comentarios:

EMMAGUNST dijo...

me atrevo, sí! pero no puedo salir de acá, quedé envuelta y torcida...
es hermoso cómo lo contás, son bellas las imágenes!!!

Elena Román dijo...

Muy buena plasmación del caminar hacia atrás desde el círculo. El estado anterior de la estructura de la nada puede ser el todo o puede ser el vacío absoluto. Nunca se sabe pero siempre se quiere saber.
Abrazo grande.

Anónimo dijo...

Ser uno...

Feliz año 2013 José Antonio. Vamos por un relato breve en las grandes ligas !!! :-)


Un abrazo

Mirta Gili

José Antonio Fernández dijo...

Gracias. Un abrazo circular y que el 2013 sea un año redondo!!!

Albert dijo...

Un magnífico poema, lo que en palabras pobres podría denominarse un poema redondo tanto por su factura como por su contenido. ¡Enhorabuena!

José Antonio Fernández dijo...

Un abrazo Albert, y gracias.

Ángeles Fernangómez dijo...

Sí, tal vez...

Mucha de la Torre dijo...

escribis poeta que llegan tus palabras al alma
un abrazo

José A. García dijo...

Todo eso y más también...

Suerte!

J.

Lupe Torrico Franco dijo...

Este poema me evocado la necesidad de reconocernos en el círculo de nuestra existencia.
Me gusta, un beso.

Airun dijo...

En ocasiones creces tanto que ni siquiera eres consciente de ello. Enhorabuena.

María dijo...

Hermoso poema. Atreverse. Me atrevo a emocionarme desde el interior.
Un abrazo