martes, 3 de enero de 2012

SUEÑOS

                    Fotomontaje de Juan Bautista Morán

Apaciguar el sueño
sobrellevado en la deriva.
Descansar en el brazo que me acoge
en la rutina de su compostura.
Apartar esa arruga que me aprieta
el lado inédito del lóbulo.
Borrar alguna página
donde quedó escondida la apariencia,
y redactar algún recuerdo nuevo
en papel fino de calcar.
Aunque, eso sí, olvidarme
de los lápices masticados
y esas gomas que sólo quitan,
que disimulan, que se olvidan
de adecentar el hueco que dejó la traza.
Saborear el color de la acuarela
sin olvidar el dorso, a manos llenas,
si eso es posible,
y hacer, después, burbujas llamativas,
aunque no antes de la hora de la siesta.
Mirar esas burbujas: cómo
se quedan en vestigio, en evidencia.
Dejar que hibernen las libélulas,
ya saldrán, ya,
en el espacio cóncavo del nudo.
Buscar siempre la parte blanda
del interior de un verbo desgastado.
Notar el vértigo
de la curva que aloja un precipicio
y que se expanda el cosquilleo.
Hacer humo del último cigarro,
consumida la furia de la piedra. 

Con su peso, se cierre el párpado.

                                                                   Publicado AQUÍ

7 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

¡Suerte para tod@s en el 2012!!

José María Piñeiro dijo...

Gracias. Algo de suerte, sí, aunque sea buscada... Seguro que la libélula temblorosa,
regresará.

elisa lichazul dijo...

que no nos falten nunca, sin ellos el horizonte sería gris por siempre

un abrazo y buenas energías pa'l 2012 desde Chile

Loren Simón dijo...

"Sueño que burbujea en la tórrida siesta
emplazada en alas de la mariposa de la mente y
mientras se recoge la tediosa sensación
se facilita el vuelo de la próxima noche
calcárea, etérea, ensimismada
regocijada de penumbras
abriéndose al rico manantial
de la eternidad...
descansando, murmurando, musitando...
calor, ardor y palabras...

La profundidad de tu poesía, la música de tus palabras sobrecogen mi humilde pensamiento.
Te envío un gran abrazo y me alegro de visitar tu excepcional blog y disfrutar con tus versos.

Elena Román dijo...

Me gustan tus buenos propósitos, a excepción de olvidarse de los lápices mordidos (yo no podría). Va a ser un buen año el 2012. Un abrazo.

José Antonio Fernández dijo...

Gracias. No nos olvidemos de los buenos sueños, esos que tenemos con los ojos bien abiertos.
Abrazos.

Pilar Gorricho. dijo...

Qué bello poema José y que placer volver a leerte despues de tanto tiempo en que no he podido.Es un lujo leer tus poemas y por ello me alegro de todo corazón de abrir de nuevo esta caja de sueños.Besos y feliz fin de semana.