viernes, 21 de enero de 2011

HILOS


El fotomontaje pertenece a JUAN BAUTISTA MORÁN
Su enlace: http://juanbamoran.mifotoblog.com/index.php


Vine a buscar la luz y me encontré
un paisaje de vientos y una vela
sin cápsula, fundida en su elemento.
Busqué en las formas derretidas
y es verdad que encontré respuestas
pero a preguntas sin un nombre, en calcos
de papel macramé, como un vulgar
boceto al carboncillo, en garabatos
descosidos por unas firmas principiantes.
Es verdad que en el poso de una cera
al final aparece el punto
que da sentido a un diccionario.

Y en ello estaba, desmoldando el borde,
queriendo confirmar el sí o, al menos,
acceder un instante al subrayado,
enlazar con paréntesis
esas respuestas tan retóricas
que vienen con su trampa,
marcadas con el asterisco de la duda.

Pero ese viento que emborrona
levanta un polvo fino que combate
el ángulo discreto de una esquina
aunque yo, de momento, me mantengo
esperando que pase la espiral
sin ser consciente que la brújula,
a la que sigo, gira en dirección equivocada
marcando el corazón de un epicentro
gastado en el elástico, en la goma
que propulsó el pasado de su inercia.

Quise encontrar el nido
donde abrevan las fuentes, donde
resguardan las llanuras tan expuestas
el devenir de la intemperie, donde
hay que buscar la llave que ha de abrir
el libro con las hojas hacia abajo,
desprendido del peso de sus letras,
ya libre de la fuerza del ojal.

Quise saber del ojo,
buscar la forma de subir el párpado
y que vayan cayendo
esos granos ya secos con olor
a sal, a puntiagudo interrogante,
a antigua escarcha, quise hacer preguntas
en el espacio libre que ha dejado
después de recogerse el eco,
la cruz de su sonido,
el destello último del trueno.

17 comentarios:

Elvira Daudet dijo...

Amigo mío:

Menos mal que has roto el silencio que guardaba esta joya.
Excelente poema, con imágenes muy potentes y surrealistas, comunes a toda tu poética: "el libro con las hojas hacia abajo,/desprendido del peso de sus letras,/ ya libre de la fuerza del ojal", la brújula que gira en dirección equivocada:"marcando el corazón de un epicentro/gastado en el elástico" y la última estrofa completa. ¡Enhorabuena!
Un fuerte abrazo.
Elvira

luis dijo...

Te prodigas poco amigo pero, cuando coses palabras con sentimientos, dudas y certezas, eres un faro en la costa. Un punto de referencia.
Magnifico poema.
Gracias por compartir y un saludo

Princesa115 dijo...

Magnífico poema, creo que uno de los mejores que te he leído.
Me encanta como afloran tus palabras centrándote en una imagen, bella imagen por cierto.
Es un honor leerte, amigo poeta

Besos

Gustavo Pertierra dijo...

Creo que te has transformado en el poeta por excelencia del surrealismo en el mundo bloguero, he leido bastante , en distintos lugares, pero nadie tiene el atrevimiento, la imaginación y la fuerza que le pones a tus versos. No se de donde sacas las metáforas que escribes, pero realmente es una suerte que lo hagas.
Un afectuoso abrazo, querido amigo.

Pedro F. Báez dijo...

¿Qué atreverme a opinar, después de Elvira? No es justo. No es saludable. Es casi un suicidio. O una herejía. Pero me aventuro. Me entrego a tu gracia. A la fantasmagórica y alucinante fauna léxica de tu verbo que castiga y seduce, al unísono. Al claroscuro de tus recodos o el brillo insoportable de tus paisajes que desnudan y dejan el entendimiento a merced de tus luces, de tus juegos de malabarismo contextual y léxico; a tu profundidad poblada de sutiles y atávicas complejidades; a tu habilidad casi rayana en la divinidad del demiurgo para hacer prestidigitación y transformar las palabras en entes con vida y voces propias. Fuerte abrazo, José Antonio.

Cita dijo...

Hacia mucho que no te veia! a poquitos pero rotundo eh?

Besos

Cita

Aniki dijo...

Pues a mí el hilo se me escapa (sorry). Puedo comprender cada verso y cada estrofa, pero no soy capaz de dar con la esencia del poema. Algo se me escapa y no sé qué es. Bien, lo intentaré más tarde, a ver qué tal.

Besos José Antonio.

TORO SALVAJE dijo...

El mejor momento del día.
Aquí y ahora.
Gracias.

Saludos.

Bel M. dijo...

Diría que el objeto es el conocimiento, o el conocimiento imposible (yo misma me lo estaba preguntando y encuentro aquí arriba la pregunta). En cualquier caso, para mí la magia del poema está muchas veces en no entenderlo del todo, como ese "poso de una cera" en el que "al final aparece el punto que da sentido a un diccionario".
Abrazos.

Bel M. dijo...

Huelga decir (por si no se deduce del todo por mi comentario) que el poema me ha encantado.

Sur dijo...

Me aferro al a frase de Elvira "potente y subrealista"
Fijate lo dificil y alucinante que puede llegar a ser un cuadro de Dalí, por ejemplo.
y vos has logrado lo mismo, pero con palabras...
superas mucho.

Un abrazo

Paloma Corrales dijo...

Muy bueno, Jose Antonio, ahí andamos todos buscando la esencia y quizá alguna respuesta. Pero tú, tú sabes como nadie aflorar las tinieblas interiores y plasmarlas con metáforas únicas. Espléndido.

Un besazo.

Micaela dijo...

Como siempre excelente poema. Un abrazo y feliz semana.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Profundo y arcano, este poema busca el agua primigenia que sacie la sed permanente. Busca, indaga y hace el camino sin miedo, la verdadera respuesta.
Precioso, José Antonio, de principio a fin.
Un abrazo.

Mónica López Bordón dijo...

Hola José Antonio:

Fantástico el poema, intenso, profundo y muy bien trabajado. Me he quedado inmersa en cada verso.
Muchas gracias

un beso grande

José Antonio Fernández dijo...

Gracias, amig@s, es un lujo que esteis por aquí.
Un abrazo.

María dijo...

Es un poema fantástico, lleno de increíbles metáforas surrealistas.
Siempre es un placer leer tu poesía, cargada de magia.
Un abrazo