jueves, 3 de junio de 2010

EN EL BORDILLO DEL CIELO HAY UN COLUMPIO


El fotomontaje pertenece a JUAN BAUTISTA MORÁN
Su enlace: http://juanbamoran.mifotoblog.com/index.php


Justo al borde del cielo
aparecen siluetas en columpio,
justo en el precipicio
donde el abismo es un espejo,
lámina en su deriva, un cristalino.

Los pies colgando y como en abalorio
insertada la piedra, el miedo al aparente,
ya olvidado el collar de las respuestas
en el sedal del eco, diseñada
espera de un recuerdo antepasado,
mas no encontrar la flor, ni el diamante,
sólo un arpegio de ángeles ya muertos,
algo de polvo de libélula
en la lengua y algunas letras
que acomodan su luz en yacimiento,
sólo un camino entretenido
en el vacío, el contrapeso de la duda
donde la lucidez espera
derretida en su cera, justo fuera del marco,
más atrás de la esquina de su sombra.

En la frente se posa un copo
y un viento migratorio trae preguntas
que anidan en las vueltas del rosario,
algún verso en su orilla
pero ningún espacio decidido,
ningún momento de verdad.

Justo en el borde
se ven caer los gritos
de algunos dioses descubiertos,
la soga, la respuesta,
que destapona los oídos,
que deja ver las momias,
su sexo, desde la rendija
de la erosión de sus pirámides.

20 comentarios:

aniki dijo...

La fotografía es buenísima aunque escalofriante. La poesía también me inspira cierto "temor"; me imagino entre la Tierra y el Inframundo, ahí donde moran los Dioses. La imagen del columpio, justo en el borde del precipicio, estremece. Como cuando uno habita dos lugares pero no tiene hogar.

Besossssss.

Pedro F. Báez dijo...

Colgados del columpio del misterio, de lo arcano, de lo no-revelado. Majestuoso. Majestuoso este poema tuyo, José Antonio y uno de los más bellos y acabados que te he leído hasta ahora (y es difícil llegar a esa conclusión, pues eres un poeta alta y exquisitamente intelectual y por ende, depurado y lleno de unicidades). Sentí el vértigo y el aire de la divinidad derrotada rozar "el precipicio" de mi propia humanidad... Me remonté, me mecí, me entregué contigo a la revelación de lo infinito y antiguo que ya no existe, porque realmente, existe sólo en el confín de nuestras mentes y nada más... Apúntate otro triunfo, poeta. Abrazos.

Jesús Garrido dijo...

Que bueno que con el sexo exista una rendija.

Bonita unión de letras.

Jose Zúñiga dijo...

Todo va cayendo, José Antonio, todo al borde qe quién sabe qué. Me guardo un poco de duda para no caer.

César Sempere dijo...

Has dibujado el umbral entre la vida y la muerte de una forma expléndida.

Me gusta tu estilo.

Un abrazo,

nuiT.·* dijo...

En el filo de aquel abismo...
la sensación de vacío impulsa vértigo...
Ese desconcierto de caer hacia arriba...
y subir hacia abajo...
Allí, donde las cosas no tienen un "lugar" de pertenencia...

Me gusta como escribes :)

Un beso

nuiT.·*

Suntphoto dijo...

En ese columpio estamos entre el dentro y fuera de esta vida. Al borde de la muerte, aunque a mi me gusta más al borde de la vida, porque es de donde estamos a punto de caer.

Me encanta la imagen del columpio. És socorrida y da mucho juego. Una imagen bella

Por cierto, aunque no viene al caso. Interesante ese Blog con tu biografía.

Elvira Daudet dijo...

Bellisímo poema, José Antonio, cuya lucidez produce más vértigo que el propio abismo. Enhorabuena,maestro. Te seguiré leyendo para aprender.
Gracias por tu comentario a mis versos, que conociéndote valoro más.
Mi mejor abrazo

Clara Schoenborn dijo...

Yo no voy a hablar lo que no sé: me quedé columpiándome justo en el bordillo del cielo y con el abismo acechándome. Un abrazo.

Isabel Martínez dijo...

"solo un arpegio de ángeles ya muertos"... y la penúltima estrofa, definitiva y certera, redonda. Impresionante.
Un abrazo.

Paloma Corrales dijo...

Un gran poema que por momentos te asoma al abismo; impresiona y estremece. Las metáforas espectaculares. Enhorabuena.

Un beso.

lidia dijo...

justo en el borde antes de volar...bello trabajo el suyo...
un abrazo
lidia-la escriba

azul dijo...

Espléndido poema, con ese sello personal y único que tanto te caracteriza. La claridad y la oscuridad se entrelazan, en ese columpio con bellísimas imágenes, en ese perpetuo bamboleo entre luces y sombras. Y en el magnífico y sombrío final “desde la rendija de la erosión de sus pirámides” también anida la luz, el polvo, aun escaso, de la libélula.

Luis dijo...

Un poema que precisa por parte del lector (al menos en mi caso) de más de una lectura. No es fácil penetrar en el espacio que creas con tus letras pero eso sí, el esfuerzo mereció la pena.
Hay que bajar hasta los infiernos para encontrar algún momento de verdad.
Un saludo

TORO SALVAJE dijo...

Me gusta hasta el título.
Que poema amigo!!!
Y la foto le va como anillo al dedo.
Bravo.

Saludos.

PÁJARO DE CHINA dijo...

Tu escritura está poblada de ecos, de resonancias, José, como si uno arrojara una piedra al río y se quedara hipnotizado ante las ondas concéntricas nacidas de la caída de la piedra. Es como si uno fuera desplazado, sin transiciones, a la intimidad de una república. Intimidad de imágenes para atesorar en la pupila vuelta relicario. República porque el poema es una espiral, una escalera, un mapa que no puede agotarse en un par de versos. Se extiende, se derrama, sin perder su línea, aun cuando se difumina sin temor, como la témpera impregnando la tela.

Podría tirar de la soga de cada imagen hasta quedarme a vivir en ellas: la rendija en las pirámides erosionadas, el collar de respuestas en el sedal del eco, "algo" de polvo de libélula en la lengua, el columpio en el borde del cielo (sobre el abismo como un cristalino), las preguntas que anidan en las vueltas del rosario... la apretada trenza en la pestaña, en tu poema anterior.

Sí hay un "momento de verdad" y está en el acto de leer lo que entrega tu mano.

Ahí te anudo al pico del pájaro de China, para tenerte más cerca.

Un abrazo muy fuerte.

Ana Villalobos Carballo dijo...

El título se me antoja realmente hermoso y también este balanceo entre dudas y preguntas al borde del abismo. Me ha gustado mucho leerte.

Un beso que te llegue al corazón

Ana

Laura Gómez Recas dijo...

Podría haber intentado desentrañar el mensaje último del poeta en la segunda lectura, destensada. Pero no. He preferido hacer mio el contenido y adherirlo a mi fresco particular. Es válido y tremendamente nutritivo. Una gozada encontrar poesía de la buena, que además de buena, se te clava.

besos.
Laura

Elsa Tenca Mariani dijo...

..."un viento migratorio trae preguntas".
Sobre ésto trata la poética.Ningùn momento de verdad.
Tu poema es excelente y tu estilo marca.
Celebro llegar a tu blog.
Saludos:
Elsa.-desde buenos aires-
www.po-etica2010.blogspot.com

azpeitia dijo...

Enhorabuena por tu poesía y tu blog...un abrazo de azpeitia