jueves, 26 de marzo de 2015

VICENTE GALLEGO


Escuchando la música sacra de Vivaldi
                                  A Carlos Marzal y Felipe Benítez
Como agua bendita,
como santo rocío tras la noche de fiebre
lava el alma esta música con su perdón sincero,
fluyente arquitectura que en el aire vertebra
la ilusión de otra vida
salvada ya para gozar la gloria
de un magnánimo dios.
De lo terrestre naces,
del metal y la cuerda, de la madera noble,
de la humana garganta
que estremecida afirma la hora suya en el mundo;
y sin embargo vuelas, gratitud hecha música,
evanescente espíritu
que en el viento construyes tu perdurable reino.
Si algún eco de ti sonara en nuestra muerte...
En mitad de la muerte suenas hoy,
cadencioso milagro, pura ofrenda de fe
en honor de ese dios que no escucha tu ruego
o que escucha escondido, tras su silencio oscuro,
la demanda de luz con que el hombre lo abruma.
Y si no existe un dios,
¿quién inspira en tu canto tan cumplido consuelo,
extraña melodía de blasfema belleza
que a los hombres sugieres su condición divina,
para qué sordo oído
—cuando sea ya el nuestro desmemoria en el polvo—,
en mitad de la muerte, orgullosa plegaria emocionada,
celebras esa frágil plenitud
de no sé qué verano o qué huérfana espuma
feliz
de aquella ola
que en la mañana fuimos?

                                          de Santa deriva

sábado, 21 de marzo de 2015

UN POEMA

http://martinvlach.tumblr.com/
                                              Fotografía de Martin Vlach



RESQUICIOS

   DESPUÉS de muchos días
en que todo eran nubes encima de otras nubes
y no entraba ningún rayo de sol
por la ventana en la que ahora miro,
hoy, al fin, una luz como perdida
-aprovechando los resquicios del firmamento;
saltándose las leyes de la física,
filosofía o química más elementales-
ha conseguido hacerse un lugar ante mis ojos
que agradecidos de ese fulgor inesperado
saben sentir tan viva sensación:
lo más cercano y parecido al canto
universal que un pájaro consagra:
fugaz, inútil, algo que está y no se le nota;
que pasa como desapercibido
y se apodera de la vida toda.

Una luz misteriosa, transitoria,
como ésta que ha llegado hoy hasta mí,
atravesando las oquedades de estos versos;
que ya no está, que solo es un recuerdo
que manda crepitar de nuevo al mundo.

sábado, 14 de marzo de 2015

UN POEMA

                                        Fotografía realizada por un servidor

EL ÁRBOL

   
   TAN escondido,
                         en medio de otros árboles;
dentro del denso estrato de otras ramas
que favorecen el cobijo cierto
te encuentras, árbol, norte visitado
que ofreces alimento, ropa y sombra
al que en ti se sostiene. Entrégame tu sustento
ahora que sin querer a ti he llegado.
Haz de mí tronco o rama o tal vez pájaro
que en uno de tus tallos se adecenta;
haz que sea madera viva y así los surcos,
que en ti y en mí son signos distintivos,
sean proposiciones de más vida.

martes, 10 de marzo de 2015

UNA RESEÑA

Una reseña de "Cine mudo" en el imprescindible blog de José Luis Morante. Estoy muy agradecido por su sabia lectura. Para leer, aquí.