martes, 20 de diciembre de 2016

VILLANCICO

                                     Foto de Elena Bellido



ASÍ, el niño era de barro                                       
y cartón piedra la cueva.
Iban montados tres reyes,
según dice la leyenda,
en tres fornidos camellos
que avanzaban tras la estela.

Así, esa mano inocente
del niño que en tiempos yo era,
va añadiendo figurillas,
mezcla de épocas diversas:
romanos, algún fenicio,
vaqueros e indios con flechas,
y hasta algún click de Playmobil
haciendo guardia en la puerta.

De ese niño que se abruma
mirando al Niño en la cesta
de mimbre, llena de paja
limpia, mullida, no queda
más que otro niño ya viejo
que, fiel a su sueño, espera
revivir ese paisaje
que aún tantas veces anhela:
ser figurita y correr
tras el buey y, con la destreza
de un hombre que ahora es más niño,
sacarle brillo a la estrella,
subir peñascos, bañarse
en papel de plata regia;
asir las crines de plástico
del mulo y, a rienda suelta,
voz en grito, y riendo, a todos
evocar la Buena Nueva.


2 comentarios:

xavier1163 dijo...

Precioso... Me enternece y regreso a mi infancia. Gracias, José Antonio. Dulce imagen, Elena.

José Antonio Fernández dijo...

Muchas gracias, Xavi, por comentar.