viernes, 18 de noviembre de 2016

POEMA

                                Fotografía de Martin Vlach



ESTA mañana un pájaro
se posó junto a mí.
Fue un mágico momento,
nada más que un instante
en el que, un tanto tímidos,
nos mirábamos ambos.
Yo entendí su lenguaje
y, creo, que él el mío.
Solo fue un intercambio
de signos guturales.
Yo empecé con un silbo
mal hecho, que él amplió
con un canto celeste.
Después vino un silencio
que rompió con sus alas.

De este modo nos fuimos.
Él voló hacia su mundo;
yo volví, de repente,
a encontrarme en el suelo.