viernes, 14 de octubre de 2016

POEMA

                                              Foto de un servidor




DÓNDE EL PINAR


CÓMO te gustaría regresar,
poder volver a aquel lugar remoto
que permanentemente rememoras.

Escogerías días en que la soledad
hacía y deshacía a cual su antojo.

Así, varado en ese antiguo tiempo
lo revives en ti, lo resucitas:

era la tarde un plan preconcebido.
Entonces con el alboroto previo
del que sabe, yacías displicente
en el cobijo amable de un pinar
haciendo libertad de la pereza.
Este era el modo tuyo de asentir.
De estar en este mundo.
                                  Así, tumbado,
buscabas la más blanca de las nubes.
Entonces te cubrías de su espuma
y hacías del paisaje un puro ensueño.
Al declinar la tarde
venía un viento frío, farragoso,
y a merced del temblor quedaba expuesto
el esbozo sereno, imperturbable,
de tu dormido cuerpo.
Entonces te abrigabas con las manos,
pues algo ya intuías.
Aunque sabías que ese tiempo nuevo,
el que ahora vives, desde el que ahora invocas,
seguía bien lejano.
                               
 Y ahora mírate,
                       aquí te ves tan solo,
con este añoro que no cesa.
Buscando la manera de volver
a aquel pinar, de ser aquel muchacho
que un día abandonaste.



2 comentarios:

JOSÉ LUIS MORANTE dijo...

Evocar significa recuperar la identidad perdida en el rincón del tiempo; es una poesía de madurez, cuando el pasado se ensancha y vuelve a sus raíces. Excelente poema, querido amigo, y un placer acercarme a tu escritura.

José Antonio Fernández dijo...

El pasado nos pertenece mientras pueda ser recordado y añorado.
Muchas gracias, José Luis, por tus amables palabras.