martes, 5 de julio de 2016

HONDO PAISAJE

                                              Foto de un servidor


HONDO PAISAJE

MIRA el olivo. Su quietud, su hondura.

Es su madera viva y su ascetismo
sinceridad estricta.
                          En su constancia
tanto es su afán antiguo y milenario
que en virtud su corteza es ceremonia.

En esta pléyade de olivos viejos
es oro vuelto el sol aun cenital.

Con el paisaje puesto
es la hondonada de su cuero humilde,
enteramente abierta entre tus manos,
quien obra humanidad y pertenencia.

Solo en la inspiración del aire suyo
tendrás credulidad.
                           En su lección
de enramadas raíces ofreciéndose.

Solemnidad rocosa en su rumor.



2 comentarios:

José María Piñeiro dijo...

Según nuestro común amigo Onfray a los poetas actuales les vendría bien recuperar un poco el contacto con la naturaleza. O por lo menos, no haberlo perdido. Veo que ya te haces cargo del mensaje con este homenaje a tan estupendo árbol. Muy buena, también, la foto.

José Antonio Fernández dijo...

La foto es de un olivo de Ulldecona. En esta localidad existe la mayor concentración de olivos milenarios. Hay uno de más de 1700 años. Y, esperemos que siga ahí muchos más.

Onfray, como buen ateo, prefiere el misticismo de la naturaleza. Entiende que no es necesario crear un dios, pues ya nos viene dado con la propia creación.

Muchas gracias José María.