lunes, 9 de noviembre de 2015

UN POEMA

Foto de un servidor



VASO DE AGUA CON FLORES
                                               Mirando un cuadro de Ramón Gaya
   Y casi de seguro
que habiendo superado la mitad
del tiempo que la vida te concede
buscas lo que en verdad ahora te importa:
el roce mínimo de piel con piel;
el reconocimiento de ese olor
tan familiar, que nadie excepto tu
percibe. Igual que el poso de un recuerdo;
como una foto sepia, abandonada.

Así ves lo que tan a mano tienes:
un vaso de agua y flores.

Esa naturaleza muerta,
                                ese casi lienzo,
no es mas que tú en él representado.
Un vaso de agua y unas cortadas flores
-la muerte en ellas luce en su esplendor-
asidas a la vida, tan conscientes
de que el tiempo se acaba.
                                      Es la belleza,
el reto permanente de lo efímero.