sábado, 3 de octubre de 2015

UN POEMA

                                                           Foto de un servidor

UN PASEO POR EL PARQUE
  
   PASEANDO por el parque
veo un detalle que antes no apreciaba:
los árboles empiezan a tener
el color inminente del otoño.

A su manera la hoja,
con el seco marrón de su perímetro,
anuncia la bondad del intercambio:
el verde intenso de la clorofila,
ahora roto ocre.
                             Miro la arbolada
con atención y sé que tras la vida
-que en todo su esplendor se me presenta-
la misma vida vuelve,
                                         que tras la hoja
que el tiempo hará caer, otra hoja vive.

Durmiente ser, raíz del mismo brote.

2 comentarios:

Luz del Alma dijo...




Hola José .así pasa. Muchas veces vamos pasando los otoños y vamos descubriendo con oros ojos diferentes cosas, a veces veíamos de mas otras ni nos deteníamos a ver.es que uno va pasando por diferentes otoños .que es la vida. Hermoso. Su poema. Besos al alma.

José Antonio Fernández dijo...

Muchas gracias, Luz de Alma.
Así es, es el paso inexorable del tiempo. Ahí también hay belleza.

Un abrazo.