sábado, 21 de marzo de 2015

UN POEMA

http://martinvlach.tumblr.com/
                                              Fotografía de Martin Vlach



RESQUICIOS

   DESPUÉS de muchos días
en que todo eran nubes encima de otras nubes
y no entraba ningún rayo de sol
por la ventana en la que ahora miro,
hoy, al fin, una luz como perdida
-aprovechando los resquicios del firmamento;
saltándose las leyes de la física,
filosofía o química más elementales-
ha conseguido hacerse un lugar ante mis ojos
que agradecidos de ese fulgor inesperado
saben sentir tan viva sensación:
lo más cercano y parecido al canto
universal que un pájaro consagra:
fugaz, inútil, algo que está y no se le nota;
que pasa como desapercibido
y se apodera de la vida toda.

Una luz misteriosa, transitoria,
como ésta que ha llegado hoy hasta mí,
atravesando las oquedades de estos versos;
que ya no está, que solo es un recuerdo
que manda crepitar de nuevo al mundo.

2 comentarios:

JOSÉ LUIS MORANTE dijo...

Una luz que perdura y nos hace vivir siempre en esa transición que traza el hueco entre pasado y presente. Qué excelente poema, querido amigo. Un fuerte abrazo.

José Antonio Fernández dijo...

Muchas gracias José Luis. Este poema que estaba preparado para homenajear el comienzo de la primavera, parece que no se ha puesto de acuerdo con tiempo. Mientras escribo esto, fuera hace un día de viento y lluvia. Para la primavera aún habrá que esperar.
Un abrazo.