lunes, 21 de julio de 2014

SOL

Fotografía realizada por un servidor

   
  ESTE discreto sol, que se abre paso,
dificultosamente, entre las nubes,
en esta pintoresca playa de Lanzarote,
es tan distinto sol al de mi infancia:
aquel sol, que recuerdo, yo de joven,
descomunal, enorme, tan voraz,
que abarcaba la plenitud de todo
el paisaje, llegando a herir la vista,
rompía el día siempre muy temprano;
permanecía encima de las cosas
tan largo espacio; y se marchaba el último,
llenando el cielo de un naranja intenso.

De aquel tiempo, retiene mi memoria
la percepción de un vigoroso niño
inacabable en su energía pura;
como si el niño fuera el alimento
que el insaciable sol necesitara.

En cambio, hoy, y siendo yo aquel niño,
y el astro aquel el mismo que, prudente,
algo apagado, surge entre las nubes,
tomo conciencia plena en esta playa
cargada de belleza, que los años
que quedan ya son menos, y me digo,
alegremente: y qué importancia tiene.

No me preocupa, en absoluto, nada,
pues todo forma parte de un paisaje;
plagado de presencias y de ausencias.
Como un eterno lienzo, renovándose.

3 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

El administrador de este blog ha decidido tomarse unas vacaciones, que el tiempo dirá lo cortas o largas que vayan a ser.
Buen verano!

Anónimo dijo...

Un gran poeta !!!

José Antonio Fernández dijo...

Muchas gracias, Anónimo.