lunes, 7 de julio de 2014

POEMA

Concetto spaziale, Attese, 1963-1964 de Lucio Fontana


   DE nuevo me ha venido un pensamiento
que a temporadas es muy recurrente.
No es un recuerdo, o una experiencia ingrata,
o un acontecimiento inexplicable
que un día nos marcara para siempre
y se resiste a entrar en el olvido.

Más bien ese insistente pensamiento,
tan repetido, lo definiría
como una voluntad de comprender
la razón de escribir con vanos versos
eso que no permite otro lenguaje.
¿Cómo plasmar en un papel sino
el instante preciso –qué prodigio-
de un cielo que despunta allá a lo lejos?
¿Cómo explicar el canto de un jilguero,
que se sabe observado, todo atento,
justo antes de volar hacia otra parte?
¿En qué lugar encuentro una palabra
que sea lo más veraz a ese momento
tan especial y casi milagroso
de la luna surgiendo cada noche?

Tal vez sea el calor de este verano,
la desgana, ese cuerpo que se niega
a realizar trabajos productivos;
la cuestión es que el tiempo se me pasa
intentando enlazar los pensamientos
que, como voces susurrantes, vienen.